SHARE
La Ley de Cambio Climático y Transición Energética entra en la recta final de su tramitación

El anteproyecto de Ley de Cambio Climático y Transición Energética, que conformará el marco normativo e institucional para facilitar la progresiva adecuación de nuestra realidad a las exigencias que regulan la acción climática, inicia la recta final de su tramitación administrativa. Esta herramienta facilitará y orientará la descarbonización de la economía española, tal y como describen desde el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico.

El nuevo borrador del anteproyecto ya ha sido sometido a información y audiencia públicas y también se han incorporado alegaciones y el siguiente ha sido su toma en consideración por parte del Consejo Asesor de Medio Ambiente, reunido el pasado lunes. A continuación, será tratado en Conferencia Sectorial con las Comunidades Autónomas y por el Consejo de Estado, paso previo a su remisión al Consejo de Ministros antes de iniciar su tramitación parlamentaria. Para la vicepresidenta, Teresa Ribera, es fundamental que “llegue cuanto antes al Parlamento para el debate y enriquecimiento por parte de los grupos parlamentarios”.

Impulso decidido a las energías renovables

El Gobierno conserva la retribución de las renovables a cambio de evitar las demandas de afectados
El Gobierno conserva la retribución de las renovables a cambio de evitar las demandas

Entre todos los objetivo que se incluyen, la nueva Ley otorga un impulso decidido a las energías renovables. Los objetivos del Gobierno consisten en llegar a 2030 con un 35 % de renovables en el consumo de energía final y un 70 % de generación. También mejorar la eficiencia energética al menos un 35 %. Desde 2021, se convocarán subastas anuales para impulsar la construcción de al menos 3.000 MW de instalaciones renovables. Esto supone un desbloqueo a la situación actual porque desde 2017 no hay subastas, aunque sólo se pondrán en marchar a partir del año próximo. El producto subastado será la energía y la variable sobre la que se ofertará será el precio de retribución de dicha energía, con el objeto de que el resultado de las subastas impacte positivamente en el precio que abonan los consumidores por la electricidad.

A la hora de convocar las subastas, según la Ley de Cambio Climático y Transición Energética se podrá distinguir entre tecnologías, niveles de gestionabilidad, criterios de localización y de madurez tecnológica u otros acordes con la normativa comunitaria. El proyecto reforma la metodología, de tal modo que se prime a las compañías que ofrezcan electricidad al mejor precio y manteniéndolo a largo plazo, con el objetivo final de alcanzar una rebaja en el recibo de la luz para los consumidores finales. Previamente, el Ejecutivo habrá fijado un precio máximo, que no conocerían las propias compañías para no condicionar de este modo sus ofertas.

Pero comoquiera que el Ejecutivo de Rajoy se había preocupado de dejar atado su propio modelo de subastas, para que el del actual Gobierno prospere es necesario reformar antes la Ley del Sector Eléctrico y eso obliga a retrasar los plazos. El propio Ejecutivo de Sánchez salvaguardó la opción de convocarlas con el modelo del PP, pero en ningún caso está en sus intenciones, ni tampoco es el deseo del sector renovable.

El anteproyecto incorpora también un artículo para promover y facilitar la eficiencia energética y el uso de fuentes renovables en el ámbito de la edificación. De igual modo, se prolonga la vigencia del Fondo Nacional de Eficiencia Energética hasta el 31 de diciembre de 2030.

Asimismo, se da mayor flexibilidad favoreciendo la hibridación de las instalaciones —que podrán evacuar la energía eléctrica utilizando el mismo punto de conexión y la capacidad de acceso ya concedida, siempre y cuando se cumpla con los requisitos técnicos preceptivos— y el aumento de potencia dentro de la capacidad máxima de acceso.

«El proyecto reforma la metodología de subastas, de tal modo que se prime a las compañías que ofrezcan electricidad al mejor precio y manteniéndolo a largo plazo, con el objetivo final de alcanzar una rebaja en el recibo de la luz para los consumidores finales»

 

Mapa de puntos de recarga

Smart ForTwo recargando en Amsterdam
Smart ForTwo recargando en Amsterdam

En el ámbito del vehículo eléctrico y para ayudar a su expansión, el Gobierno desarrollará y pondrá a disposición del público una plataforma de información sobre puntos de recarga; el Código Técnico de Edificación establecerá obligaciones relativas a la instalación de puntos de recarga en edificios de nueva construcción y en intervenciones de edificios existentes; y las nuevas instalaciones de suministro de combustible y carburantes a vehículos, o aquellas que acometan una reforma que requiera revisión de su título administrativo, deberán instalar al menos una infraestructura de recarga eléctrica de potencia igual o superior a 50 kW de corriente continua, con el objeto de que la recarga del vehículo sea rápida.

En esta misma línea, el nuevo anteproyecto introduce obligaciones de instalar al menos un punto de recarga rápida —50 kW— en aquellas estaciones de servicio que, por tener un volumen de ventas superior a los 5 millones de litros de gasóleo y gasolina, disponen en principio de mayor capacidad económica y financiera para hacer frente a la inversión requerida. Se trata de un 9% del total de la red de gasolineras.

Para alcanzar una movilidad sostenible, el anteproyecto mantiene que todas las administraciones deben adoptar medidas para alcanzar en 2050 un parque de turismos y de vehículos comerciales ligeros sin emisiones directas de CO2. Se adoptarán las medidas necesarias, de acuerdo con la normativa europea, para que los turismos y vehículos comerciales ligeros nuevos, excluyendo los vehículos matriculados históricos y los no destinados a usos comerciales, reduzcan paulatinamente sus emisiones de modo que no más tarde de 2040 sean vehículos de emisiones de 0 g CO2/km. A tal efecto, se trabajará con el sector y se pondrán en marcha medidas que faciliten la penetración de estos vehículos, que incluirán medidas de apoyo a la I+D+i.

«El Gobierno desarrollará y pondrá a disposición del público una plataforma de información sobre puntos de recarga»

 

Estrategia de descarbonización

El nuevo texto incorpora una obligación al Operador del sistema eléctrico, al Gestor Técnico del sistema gasista y a la Compañía Logística de Hidrocarburos (CLH). Cada dos años y en el ámbito de sus respectivas competencias, estas entidades deberán elaborar un informe en el que se haga una evaluación de los riesgos y oportunidades asociados a un sistema energético descarbonizado sobre las actividades de la entidad, su estrategia y su planificación financiera.

Asimismo, y de acuerdo con la estrategia de descarbonización a 2050, el Gobierno podrá requerir al operador del mercado, al operador del sistema, al transportista y a los distribuidores la elaboración y presentación de una estrategia de descarbonización en su ámbito de actuación. En ella, se podrán anticipar nuevas soluciones y adaptaciones necesarias en el marco regulatorio.

La Ley de Cambio Climático y Transición Energética entra en la recta final de su tramitación
La ministra Teresa Ribera durante la presentación de la Ley de Cambio Climático y Transición Energética

Actualización del PNIEC

El anteproyecto de ley y el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030 son dos de los grandes pilares del Marco Estratégico de Energía y Clima para dicho periodo. Se trata de dos instrumentos que son complementarios y coherentes entre sí. Mientras el anteproyecto establece el marco institucional cuya función principal es dar señales regulatorias y económicas que den estabilidad y marquen la dirección del país hacia la neutralidad climática, el PNIEC es un instrumento de planificación revisable que define los objetivos de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, de penetración de energías renovables y de eficiencia energética, así como las líneas de actuación y la senda para alcanzarlos que según los modelos utilizados es la más adecuada y eficiente. En cuanto a los objetivos establecidos, el anteproyecto marca un suelo incrementable por el PNIEC.

El borrador del PNIEC ya ha sido remitido a la Comisión Europea con las alegaciones de la sociedad civil incluidas, nuevas medidas y mayor detalle en la información, reforzando los objetivos y resultados. Ya se ha iniciado el proceso de información pública del Estudio de la Evaluación Ambiental Estratégica del PNIEC. Una vez concluya el periodo de consultas y se incorporen, si procede, nuevas aportaciones, el documento quedará listo para su remisión definitiva a la Comisión Europea.