Conecta con nosotros

Energía

La CNMC aprueba un nuevo formato para el etiquetado de la electricidad en la factura de los consumidores

Publicado

el

La CNMC aprueba un nuevo formato para el etiquetado de la electricidad en la factura de los consumidores

La CNMC ha aprobado la resolución que define el modelo normalizado que las empresas comercializadoras de electricidad emplearán a partir de abril de 2022 cuando etiqueten la energía eléctrica producida a lo largo del año 2021. Esta resolución desarrolla la Circular 2/2021, de 10 de febrero, de la CNMC. El nuevo formato entrará en vigor a partir de abril de 2022 y aportará información sobre el impacto ambiental de la energía consumida. El cliente podrá saber de una forma más sencilla qué fuentes de producción eléctrica emplea su comercializadora y compararlo con la media nacional.

 

Asimismo, el nuevo modelo aporta información sobre el impacto medioambiental de la electricidad consumida y presenta un diseño más sencillo. Las empresas comercializadoras utilizarán un formato común e incluirán sus cifras de forma individualizada. El formato propuesto se adapta a aquellos cambios que establecen que en la factura eléctrica deberá figurar el epígrafe ‘Origen e impacto ambiental de la electricidad consumida’ y su correspondiente contenido. Entre otros, incluirá un único diagrama sectorial donde figura el porcentaje de cada fuente de energía que la comercializadora, en particular, ha suministrado al conjunto de sus clientes. Además, se comparará, con porcentajes, el mix de comercialización con el mix de generación nacional.

Asimismo, las unidades empleadas para mostrar las emisiones de CO2 equivalente y de residuos radiactivos se han modificado y presentan números enteros, más fácilmente legibles.

La CNMC aprueba un nuevo formato para el etiquetado de la electricidad en la factura de los consumidores

Etiquetado de la electricidad y garantías de origen

La electricidad fluye de forma instantánea, por lo que no es posible conocer la procedencia real de la electricidad que llega a los hogares. Para saber su origen existe un convenio internacional mediante el que se acredita el factor ambiental en un año: las Garantías de Origen y el Etiquetado de Electricidad. De esta forma, las comercializadoras muestran una vez al año de forma fiable el origen de la energía que ofrecen a sus clientes. El sistema evita cualquier estrategia de “lavado verde” que pudiera proporcionar una información engañosa sobre el impacto medioambiental de una empresa.

Los productores de energía solicitan a la CNMC las garantías para certificar el volumen de MWh generados a partir de fuentes renovables. Esta solicitud se traduce en anotaciones en cuenta para llevar un registro contable electrónico de los volúmenes generados y transferidos, y se asegura que la energía no se contabiliza por duplicado. Cuando los productores tienen las garantías pueden transferirlas a una comercializadora nacional o exportarlas a una comercializadora europea. Por su parte, la comercializadora puede adquirir estas garantías para mejorar su mix (mezcla de energía comercializada según su origen) en comparación con el mix medio de producción en todo el país. Mediante el Sistema de Garantías de Origen las comercializadoras pueden acreditar ante sus consumidores un porcentaje de energías renovables o de cogeneración de alta eficiencia superior al resto de empresas.

La CNMC aprueba un nuevo formato para el etiquetado de la electricidad en la factura de los consumidores