SHARE
Estructura de generación eléctrica entre el 6 y el 12 de abril para el consumo de luz

El pasado domingo 12 de abril fue el día con menos consumo de demanda eléctrica en España desde el siglo pasado. La absoluta falta de actividad que vive la sociedad, unida al estancamiento que añade la Semana Santa actuaron como factores complementarios para contribuir a un hecho histórico. La hibernación empresarial impuesta por el confinamiento y la necesidad de combatir la emergencia sanitaria provocada por el COVID–19 ha hecho que la demanda del consumo de luz estuviera este domingo por debajo de los valores que se registraron en los momentos más complicados de la pasada crisis económica. En concreto, la demanda peninsular fue tan sólo 474 gigavatios hora (GWh), según los datos obtenidos por Red Eléctrica de España.

Red Eléctrica ha hecho públicos los datos completos de la pasada semana, entre el lunes 6 y el propio domingo 12 y, en este caso, la demanda peninsular alcanzó los 3.552 GWh, un 7,6 % menor que la de la semana anterior y un 16,4 % menos que la correspondiente a la Semana Santa de 2019. El 41 % de la generación total estuvo a cargo de las energías renovables y el 69,8 % de la producción fue libre de emisiones. En lo que respecta a la semana actual, desde el lunes en la mitad de las comunidades autónomas y desde el martes en el resto, se ha activado la vuelta al trabajo presencial para algunas actividades, como la industria y la construcción y ello contribuirá a la recuperación que se espera de la demanda en los próximos días, aunque todavía muy por debajo de los niveles habituales.

Además del menor consumo de luz por la falta de actividad, también se registra un cambio en los modos de consumo, que se hace evidente en que los descensos de demanda no se dejan notar igual a lo largo de cada jornada. Estas caídas son muy distintas en función de la hora del día, de tal forma que durante las mañanas suelen ser mayores –en consonancia con el apagón empresarial- mientras que durante las tardes el consumo vuelve a situarse en valores similares a los que ya existían antes de entrar en vigor el Estado de Alarma.