SHARE
La CNMC y el Ministerio de Consumo quieren mejorar la información sobre ofertas de energía a los consumidores

El volumen y los efectos inmediatos de la repercusión que han sufrido las compañías eléctricas y de gas en la Bolsa, como consecuencia del anuncio realizado por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, que propuso el pasado viernes realizar un recorte a las eléctricas medio anual del 7% sobre la retribución que reciben las compañías eléctricas por la distribución de electricidad y aproximadamente de un 18% la de gas, cuestiona la medida apenas unos días después de haber sido anunciada. Enagás cayó más de un 7%, Red Eléctrica de España un 3,77%, Naturgy un 3,37%, Endesa un 1,5% e Iberdrola un 1,17%.

Con el objetivo de definir un marco regulatorio «estable y riguroso» y adecuado al ciclo económico, la CNMC había anunciado esta medida, incluida en las 7 circulares en torno a la metodología de fijación de los peajes energéticos para los periodos 2020-2025 para la luz y de 2021 a 2026 para el gas que hizo públicas la semana pasada y que tendrían como consecuencia un recorte superior a los mil millones de euros al año de las retribuciones percibidas por las compañías eléctricas y de gas. Las circulares deben estar sometidas a consulta pública hasta el próximo 9 de agosto y entrarían en vigor en diciembre de este año. Teniendo en cuenta todo el período previsto, el recorte se elevaría a más de 5.000 millones de euros en total.

La metodología propuesta por la CNMC está basada en el WACC (Weighted Average Cost of Capital o Coste Medio Ponderado de Capital) un sistema consistente, reproducible y ampliamente utilizada entre los reguladores europeos para el cálculo de la tasa de retribución de las actividades reguladas del sector eléctrico y gasista, según el propio organismo de Competencia. La distribución de electricidad quedaría fijada en 5.455 millones de euros al año, lo que supondría un recorte del 7% respecto a las cifras actuales; la de transporte de electricidad en 1.656 millones de euros al año, un 8,2% menos; la distribución de gas en 1.420 millones de euros al año, aproximadamente un 17,8% menos; mientras que la de transporte de gas y regasificación en 1.186 millones de euros, lo que significa un 21,8% menos.

Con estas propuestas, el regulador asume las competencias atribuidas por el derecho comunitario en materia de gas natural y electricidad, tras la aprobación por parte del Gobierno del Real decreto ley el pasado mes de enero para que pueda emitir circulares normativas, al igual que lo hacen ya la CNMV y el Banco de España. En la práctica, la propuesta supone una reforma del sector.

Por su parte, las empresas afectadas por los recortes han anunciado la presentación de alegaciones a las citadas circulares de la CNMC e incluso recursos ante el Supremo. Para la patronal eléctrica, Aelec, Asociación de Empresas de Energía Eléctrica, la tasa de retribución resulta insuficiente y no concuerda con la contribución que las redes de distribución eléctrica tienen que hacer para el cumplimiento de los objetivos del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, “la ambiciosa transición energética que necesita España precisa de actuaciones importantes en las redes de distribución eléctrica”, concluye.

Y por el otro lado, los consumidores se congratulan de la medida. La amplia mayoría de los sectores industriales que más energía consumen se han manifestado a favor y han afirmado que el recorte puede suponer una rebaja de la factura de luz y gas, con el consiguiente efecto beneficioso que eso provocaría en la competitividad de la industria española.