SHARE
Hallado un fallo de seguridad en los contadores de la luz que podría dejar a multitud de clientes sin suministro

La Asociación de Comercializadores Independientes de Energía (ACIE) cree necesario mejorar la regulación actual de los contadores inteligentes para aprovechar los beneficios que su nueva tecnología permite. Entre otras medidas propone que los consumidores puedan acceder a los datos en tiempo real, con el objetivo de que “puedan gestionar sus consumos de manera eficiente en el contexto de un proceso de electrificación de nuestra economía de nuestro país”. Así lo asegura la presidenta de la asociación, María Luisa Huidobro, que cree que esta gestión más adecuada no es posible, «si el consumidor no puede disponer de manera ágil e instantánea de sus datos, bien para utilizarlos directamente o para cedérselos a comercializadores, agregadores de demanda y compañías de servicio de mediciones e instalación de contadores liberalizadas».

ACIE también recuerda que, según los datos publicados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el 99% de los hogares españoles disponen ya de un aparato de medida que registra y envía los datos de consumo de cada hogar en tiempo real y almacena su curva de carga de los últimos 24 meses. Por esto mismo, Huidobro cree que «resulta anacrónico» que las distribuidoras tengan la obligación legal de informar sobre dichos datos a las empresas comercializadoras con un retraso de 7 días, especialmente porque algunas de aquellas ya ofrecen en sus páginas web acceso a los datos de consumo en tiempo real en sus hogares.

Según la asociación hay «dificultades importantes» por parte de las empresas distribuidoras para que las comercializadoras puedan acceder a los datos de los clientes, que ya están disponibles en sus contadores inteligentes, aun cuando tienen el permiso para recabar la curva de carga histórica. Por todo ello creen que es urgente una revisión de la normativa, con el fin de liberalizar los servicios de medida y fomentar la propiedad de los contadores por los clientes, terminando el régimen de alquiler con los distribuidores.