Bruselas obliga a incluir más datos en los contratos laborales

Bruselas obliga a incluir más datos en los contratos laborales

39
SHARE
Bruselas obliga a incluir más datos en los contratos laborales

Las empresas de los países integrados en la Unión Europea deberán entregar a los trabajadores con los que establezcan contratos laborales, desde el inicio mismo de la relación laboral, un documento con una extensa información sobre las características de la relación laboral que mantienen con ellos. Dicha documentación, una de las obligaciones derivadas de la entrada en vigor de la Transposición de la Directiva relativa a unas condiciones laborales transparentes y previsibles en la Unión Europea, que acaba de ser publicada en el Diario Oficial de la UE (DOUE). Será facilitada preferentemente en papel, aunque también puede entregarse por vía electrónica, siempre que sea accesible para el trabajador, que se pueda almacenar e imprimir y que el empleador conserve la prueba de la transmisión y recepción electrónica.

El documento deberá incluir la identidad de las partes de la relación laboral y el lugar de trabajo. Si este último no existe como lugar fijo o principal, la norma se rige por el principio de que el trabajador está empleado en diferentes lugares o es él mismo quien determina con libertad su lugar de trabajo, así como la sede o el domicilio del empleador. Igualmente, se detallará el cargo, el grado y la naturaleza o categoría del trabajo para el que ha sido contratado el trabajador y una descripción breve del empleo. También debe constar la fecha de comienzo de la relación laboral, si tiene una duración determinada, así como la duración prevista del contrato y la fecha de conclusión, si se conoce.

La normativa crea igualmente nuevas disposiciones mínimas para garantizar que todos los trabajadores, incluidos aquellos con contratos atípicos, se beneficien de una mayor previsibilidad y claridad sobre sus condiciones de trabajo. Además alinea el concepto de trabajador con la jurisprudencia del Tribunal de Justicia Europeo (TJUE) con el objetivo de evitar cambios en las definiciones que lleven a la exclusión de la regulación laboral general de algunas categorías concretas de trabajadores. Por ejemplo aquellos trabajadores con empleos marginales a tiempo parcial o también los que tienen contratos de muy corta duración, así como los que son contratados según demanda, los que realizan trabajos por vales y de las plataformas.

Nuevos derechos, como que aquellos que trabajan con un calendario variable puedan conseguir una mayor previsibilidad en el trabajo o la opción de solicitar la transición a un empleo más estable y que se les responda por escrito, así como también acceder al derecho a una formación obligatoria, que no implique retenciones de salario, son algunos de los objetivos que persigue la nueva norma sobre contratos laborales. Asimismo, establecer medios y vías de recurso para resolver posibles discrepancias, en aquellas situaciones en las que no baste con el diálogo.