SHARE
La Escuela Técnica de Agremia reanuda sus clases presenciales con todas las medidas de seguridad

Tras el periodo estival, la Escuela Técnica de la Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía, Agremia, ha abierto sus puertas para retomar el nuevo ciclo formativo con la programación tanto teórica como práctica en las modalidades online y presencial, en este último caso siempre que sea posible dentro de la situación actual de la pandemia del COVID-19. El director del centro, Víctor Pernía, afirma que se ha iniciado dicha actividad formativa por el momento “con el Certificado Profesional en Electricidad, pero poco a poco iremos reanudando el resto de cursos (especialidades de Gas, Calefacción, Climatización y Soldadura, Energías Renovables…) dada la alta demanda que existe y, que, por otro lado, también necesita el sector para incorporar al mercado laboral a profesionales formados en instalaciones energéticas”.

Agremia ha implementado todas las medidas para la seguridad sanitaria que se requieren: distancia de 1,5 metros entre alumnos, que deberán llevar, al igual que el profesor, mascarilla; uso obligatorio de geles hidroalcohólicos; aulas permanentemente ventiladas; y atención a los alumnos a la entrada en espacios protegidos con pantalla de seguridad.

Durante 2019, la Escuela Técnica impartió 129 cursos, de 38 especialidades distintas, en las instalaciones de la asociación, así como en los Centros de Referencia Nacional de Moratalaz, Paracuellos y Leganés. Un total de 1.648 alumnos (de ellos 798 trabajadores y 840 desempleados) pasaron por sus aulas, donde recibieron casi 30.000 horas de formación.  A esta cifra hay que sumar el número de alumnos matriculados en las modalidades online de la plataforma Instalcampus y el Aula Virtual, así como en la FP Dual.

Pese a la crisis por el COVID-19, está previsto que, durante 2020 y 2021, Agremia forme a más de 2.000 alumnos de múltiples áreas y especialidades, relacionadas todas ellas con el sector de las instalaciones. Pernía subraya que este hecho “indudablemente redundará en mejorar la profesionalidad de los técnicos y en solventar, en parte, el problema acuciante de mano de obra debidamente cualificada”,

Desde la asociación consideran que la nueva normativa enfocada a construir Edificios de Energía de Consumo Casi Nulo y a rehabilitar los edificios existentes con criterios de eficiencia energética, priorizando para ello las energías renovables, obliga a una formación continuada y cualificada de técnicos en las distintas materias energéticas.