SHARE
Antonio Colino y Ana María García, durante la firma del acuerdo

Conaif acaba de firmar un acuerdo con la compañía energética Aldro para dar respuesta a una demanda de los instaladores de la Confederación Nacional, “que a partir de ahora podrán proporcionar a sus clientes una solución global a sus necesidades de energía, incluyendo no sólo mantenimiento y gestión de sistemas e instalaciones, sino también asesoramiento y tarifas interesantes, para conseguir una medida óptima de ahorro energético”, según reza en el comunicado remitido a los medios de comunicación.

 

Se da la circunstancia de que Aldro Energía está dirigida por Antonio Colino, quien desempeñara hasta hace algo menos de un año la dirección de Operaciones en Feníe Energía, la compañía fundada por Fenie, Federación con la que Conaif ha mantenido largas conversaciones con el objetivo de analizar la viabilidad de una fusión que no ha llegado a producirse. Colino valora el acuerdo ahora con la Confederación como “un paso relevante hacia el nuevo modelo energético ya que el instalador es la figura más cercana al consumidor y en Aldro entendemos que el consumidor debe ser el centro de la transición energética”. No en vano, su labor en el sector ha estado vinculado a la apuesta por la figura del instalador como asesor energético en la compañía antes mencionada.

Conaif entra en la comercialización de energía de la mano de la compañía que dirige Antonio Colino
Representantes de Conaif y de Aldro Energía tras la firma

Conaif considera que “dada la relevancia de los dos actores, esta alianza tendrá un gran impacto en el sector ya que Conaif cuenta en la actualidad con una red de 19.000 empresas instaladoras integradas en sus 64 asociaciones confederadas y más de 150.000 trabajadores que comercializarán su propia energía gestionada por Aldro, una de las comercializadoras de luz y gas que más crece cada año, sumando ya una cartera de más de 250.000 clientes y 600 millones de euros facturados en 2019”. La propia directora general de la Confederación, Ana María García, señala que “la firma de este acuerdo beneficia a las miles de empresas instaladoras de nuestro colectivo en un momento clave para el sector energético, que está en plena reconversión y necesita a los instaladores para asesorar energéticamente a los clientes”.

Conaif representa desde 1979 a las empresas instaladoras españolas -de una forma genérica, aunque sus ámbitos de actividad han estado tradicionalmente más vinculados a la fontanería, el gas, la calefacción y la climatización- y defiende sus intereses a nivel nacional.