SHARE
Apiem proclama vencedor de las elecciones a la candidatura encabezada por Ángel Bonet

Ángel Bonet volverá a ser presidente de Apiem los próximos cuatro años, después de que la candidatura que encabeza triunfara el pasado jueves 13 en las elecciones a la junta directiva. En los comicios obtuvo 189 votos, frente a los 114 con los que contó la otra opción, encabezada por Rafael Ontañón, de la empresa Geyser. Así lo enuncia el comunicado de Apiem, “tras el recuento de los votos válidamente emitidos, los miembros de la Mesa Electoral, con el visto bueno de Doña Belén Nadal Jiménez, perito árbitro de derecho designada por el Juzgado de Primera Instancia número 69 de Madrid”. Apiem comunicó públicamente los nombramientos este lunes y en la nota informativa añadía también que “tanto el presidente como el resto de su equipo se han puesto ya a diseñar los objetivos estratégicos del nuevo periodo”. Y precisamente con respecto a ese nuevo periodo y las intenciones de la junta directiva concluía que “estos objetivos se van concentrar en ejercer más presión sobre las compañías distribuidoras, potenciar y agilizar los trámites y servicios del área técnica, y continuar apostando por la formación, entre otros”.

Bonet fue elegido por vez primera presidente de Apiem en el año 2011 y luego reelegido en 2015, aunque previamente ya había formado parte de la junta directiva de la asociación, en representación de la empresa Tesein 388. En la candidatura actual figura como vicepresidenta, Alicia Perea Sánchez, de Maxwell S.L.; en calidad de secretaria, Carolina Rivero Gil, de Instalaciones Eléctricas Serafín Hernández; y Luis Gallardo Burdallo, de Pal Electricidad, como tesorero. Fernando Jesús Gallardo, Jesús Barrio Ballesteros y María Ángeles Aguilar son los vocales de la candidatura.

En la jornada siguiente, el viernes 14, tuvo lugar la asamblea general para ratificar los resultados electorales y la elección de los cargos a la junta directiva. Belén Nadal Jiménez, perito árbitro de derecho, presidió el acto, dio lectura a los cargos electos y, posteriormente, algunos asociados asistentes reclamaron la condición “soberana” de la asamblea y su derecho a “pronunciarse al respecto de la elección”. La perito admitió esa opción pero “siempre respetando el resultado de las elecciones” y ante la solicitud de votación, negó cualquier posibilidad en este sentido y aseguró que la asamblea “no se reúne para votar, sino sólo para la proclamación de la candidatura”. También le fue solicitada la información sobre las cifras de votos presenciales y votos por correo, pero Belén Nadal se remitió al acta notarial en el que más adelante facilitaría esa información y negó disponer de detalles en el momento de la asamblea, “no tengo la información de los votos por correos, tengo que ir a Correos para obtenerla”. Belén Nadal subrayó en varias ocasiones que, en el desempeño de su función, “no rindo cuentas ante esta asamblea, sino sólo ante el juez” y emplazó a los asistentes a utilizar la vía del juzgado para presentar cualquier alegación sobre el proceso electoral.

La candidatura derrotada en las elecciones había presentado por escrito durante la jornada electoral una solicitud de impugnación de los votos recibidos por correo o entregados en mano porque el sistema “es contrario a la Ley Orgánica 5/1985 de Régimen Electoral General, infringe el secreto del voto, manipula la voluntad de la persona votante, vulnera los principios de objetividad del proceso electoral”, entre otras razones, además de por un motivo adicional, “no permitir a las candidaturas tener un interventor, según ampara dicha ley”. Al día siguiente presentó otra impugnación referida a la asamblea “por no permitir a la asamblea general extraordinaria efectuar votación sobre la ratificación de la nueva junta directiva, con el agravante de haberse detectado irregularidades en el proceso electoral”, entre otros argumentos.