SHARE
La Fundación Saltoki y la Universidad de Navarra crean una cátedra para la investigación en edificación sostenible

La Fundación Saltoki y la Universidad de Navarra acaban de poner en marcha una nueva Cátedra que va a tener como objetivo principal la divulgación y la investigación sobre medidas de aprovechamiento energético sostenible en el ámbito de la edificación. El convenio, firmado para un periodo inicial de 4 años y con un presupuesto total de 100.000 euros anuales, fue rubricado el pasado viernes 30 de abril por Ignacio Lucas, miembro del Patronato de la Fundación, y por Álvaro Balibrea, gerente de la Universidad de Navarra.

 

 

Entre las actividades de la cátedra, que se irán concretando en las próximas semanas dentro de su plan anual, destacan los cursos y seminarios, las reuniones científicas y conferencias, la financiación de proyectos de investigación y la colaboración en la edición y publicación de obras de interés en el ámbito de la sostenibilidad y la eficiencia energética. La nueva Cátedra será dirigida por el profesor titular e investigador del departamento de Construcción, Instalaciones y Estructuras de la Escuela de Arquitectura César Martín-Gómez, y estará integrada por un amplio grupo de expertos con especializaciones y conocimientos complementarios. Saltoki contará con dos representantes en el consejo director, que se reunirá periódicamente para realizar el seguimiento del plan de actividades. Serán Miguel Ángel Jiménez, director de la Fundación Saltoki, y César Ordóñez, responsable técnico de edificación del Grupo Saltoki.

El objetivo de la iniciativa es continuar avanzando en aspectos “como la innovación, la sostenibilidad o la eficiencia energética”, con la ventaja adicional de hacerlo en compañía de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Navarra, un referente en este campo. Además se consolida la investigación dentro del área de sostenibilidad y eficiencia energética que vienen realizando desde hace años distintos grupos de la Escuela de Arquitectura. A la búsqueda de sinergias entre el tejido empresarial y la Universidad, al impulso de proyectos de investigación y a la realización de tesis doctorales con un componente industrial en sostenibilidad; se suma “el compromiso de transmitir la importancia de la construcción sostenible, del ahorro energético o de la disminución de la huella de carbono del proceso constructivo”, subraya Eduardo Domingo, director de Desarrollo de la Escuela de Arquitectura.