Conecta con nosotros

Economía

Todos los cambios y novedades que afectan a pymes y autónomos en 2023

Publicado

el

Todos los cambios y novedades que afectan a pymes y autónomos en 2023

El nuevo año ha comenzado con novedades significativas para pymes y autónomos. Desde el pasado 1 de enero está vigente el nuevo sistema de cotizaciones por ingresos reales por el que los autónomos cotizarán en función de los rendimientos netos que obtengan, pero también hay otros muchos cambios que afectan a la realidad de su trabajo.

 

El nuevo sistema obliga al profesional autónomo a calcular cuáles son sus rendimientos netos para saber en qué tramo de cotizaciones deberá verse ubicado. Y para ello, la Seguridad Social ha puesto en marcha un simulador que permiten efectuar ese cálculo y conocer el tramo, así como la cuota correspondiente para cada mensualidad. A ese cálculo de los rendimientos netos hay que restarle los gastos fiscalmente deducibles, y al resultado de esa resta, se le debe sustraer también un 7 %, en el caso de los autónomos, y un 3 % en el de los autónomos societarios. Asimismo, hay que tener en cuenta igualmente que el tramo puede ser modificado varias veces al año, en función del cambio en los ingresos, pero dichos cambios deben realizarse y ser expuestos a través del portal Import@ss.

Otros detalles destacados que cambian en las cotizaciones para autónomos tienen que ver con la obligación de declarar los rendimientos de trabajo cuando se cuenta con más de un pagador, que pasa de los 14.000 a los 15.000 euros al año. O también que la tarifa plana para nuevos autónomos durante este 2023 será una cuota de 80 euros durante los primeros doce meses. También la base máxima de cotización a la Seguridad Social aumenta hasta el 8,6 %, lo que supone en cuantía económica un total de 4.495 euros. Igualmente pasan de un 5 % a un 7 % los gastos que se consideran de “difícil justificación” y que se aplican aquellos contribuyentes que declaran en Estimación Directa Simplificada. Con respecto a las condiciones para acceder a la jubilación, en el caso de los autónomos se hacen más duras. Desde ahora, los que quieran acceder a su jubilación y cobrar la prestación máxima deberán tener 66 años y cuatro meses de edad como mínimo, y un total de 37 años y nueve meses cotizados. En cuanto a sus planes de pensiones, los autónomos podrán ahorrar un máximo de 5,.750 euros al año.

 

Novedades en el Impuesto de Sociedades y en el IVA

También hay cambios que afectan a pymes y autónomos con respecto al Impuesto de Sociedades, que se reduce al 23 %, para aquellas empresas que cerraron el ejercicio anterior con un volumen de negocio inferior al millón de euros. Asimismo podrán ser amortizados activos vinculados a las instalaciones de energías renovables, que estén destinados al autoconsumo, así como las instalaciones de este último que sustituyan fuentes no renovables fósiles por energías renovables.

En relación con el Impuesto de Valor Añadido, para pymes y autónomos cambia el plazo para emitir facturas rectificativas, que pasa de los tres a los seis meses tras finalizar el ejercicio, o seis meses una vez ha sido devengada la operación. Igualmente, se flexibilizan las condiciones para las reclamaciones de pago, si el deudor es un consumidor final, la base imponible baja de los 300 hasta los 50 euros.

Las rentas del ahorro también aumentan su tributación en el último tramo, del 26 al 27 %, mientras se crea un tramo adicional que tributa al 28 % para las rentas que están por encima de los 300.000 euros. Otra novedad es que se prolongan los límites de la tributación por módulos, a la que podrán acceder nuevos profesionales, además de los que ya lo hacen ahora.