SHARE
Un momento de la reunión de la PMcM, celebrada en el Congreso de los Diputados

Las empresas constructoras más importantes de España, aquellas que cotizan en el IBEX y cada poco tiempo anuncian en prensa un nuevo contrato multimillonario o resultados en los que los beneficios son cifras con varios ceros detrás, alcanzan sin embargo un nivel de morosidad más que sonrojante para la economía de cualquier occidental. Las seis compañías estudiadas por la Plataforma Multisectorial contra la Morosidad, Ferrovial, Acciona, Sacyr, FCC, ACS y OHL, se revelan como auténticas campeonas de la morosidad, según los datos ofrecidos por la organización citada.

Triplicar los plazos de pago previstos por la Ley es el mejor de los resultados de todas ellas y le corresponde a OHL, que mientras cobró sus facturas a 68 días el pasado año, las pagó por su parte a 184 días, más de tres veces lo permitido. Además, OHL pagaba a 166 días en 2013, con lo que ha empeorado el plazo en 18 días. A 188 días paga ACS, regida por Florentino Pérez, que sin embargo se encarga de cobrar a 87 días, dos menos que un año antes. FCC eleva la cifra de pago a 195 días, mientras cobra a 65. Pero el podio de las constructoras morosas lo inicia Sacyr, con un plazo de pago que alcanza los 337 días, más de doscientos días más de los que la compañía tarda en cobrar sus facturas. En segunda posición se sitúa Acciona, cuyo plazo de pago se eleva a 425, alrededor de un año y dos meses desde que el proveedor concluye su trabajo. Sin embargo Acciona cobra prácticamente dentro de los márgenes legales, puesto que salda las facturas por sus trabajos sólo 68 días después de concluirlos.

Y finalmente queda Ferrovial, que ya en 2013 pagaba a 492 días, pero ahora lo hace a 536, aproximadamente un año y medio de plazo. Lo curioso es que es precisamente Ferrovial quien tiene los periodos de cobro más cortos, muy por debajo de lo que marca la ley, sus clientes le pagan en tan sólo 34 días, año y medio contra un mes, lo que representa exactamente 502 días de beneficio financiero, en los que ingresa por un dinero que no le corresponde.

Antoni Cañete, presidente de la PMcM

Todos estos datos fueron facilitados por la PMcM en un encuentro con los grupos parlamentarios celebrado en el Congreso de los Diputados, y en el que la Plataforma anunció que ha intentado contactar con todas las compañías para contrastar sus datos con los de ellas, aunque no ha obtenido respuesta en ningún caso. Además, su presidente, Antoni Cañete, informó que la labor proseguirá con los contactos con otras compañías del IBEX también morosas, en otros sectores, para informarles formalmente de sus impagos. Al citado encuentro acudieron los grupos de la oposición y más de un centenar de representantes de las asociaciones integradas en la Plataforma.

Cañete aseguró también en una rueda de prensa improvisada a las afueras del Congreso que, “esta situación representa una anomalía que hace que nuestras empresas pequeñas y medianas estén en desventaja competitiva con respecto a las europeas, lo que al final supone que estamos no ante un problema para las pymes, sino ante un problema para el país mismo”. También calificó la situación de “forma de corrupción permitida políticamente” y reclamó la necesidad de un Régimen Sancionador para la Ley contra la Morosidad, así como un Observatorio, que vigile los plazos de pago.

El informe elaborado está avalado por la Universidad Pompeu i Fabra, de Cataluña y el profesor Oriol Amat, hasta hace semanas consejero de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Por primera vez los plazos de pago de la Administración Pública, que han mejorado ostensiblemente hasta reducirse de 166 a 82 días, son mejores que los existentes en la empresa privada.