SHARE
La tarifa plana para autónomos podría desaparecer con la reforma del Régimen de Autónomos

En cartera desde hace ya varios meses, el Gobierno prepara una reforma del Régimen Especial de Trabajadores Autónomos que podría poner fin a la actual tarifa plana. El objetivo es que el nuevo sistema permita aplicar una cuota a cada trabajador en relación a los ingresos reales que percibe en su actividad, de tal forma que la citada tarifa plana desaparecería tal y como está planteada en la actualidad.

 

El Gobierno preveía una estructura con 13 tramos diferentes y cuotas también distintas para los 3,2 millones de cotizantes en este régimen, pero las asociaciones de autónomos rechazaron de plano esta iniciativa y, aunque aún no habrían recibido una nueva propuesta, todo indica que la idea del Ejecutivo es mantener el planteamiento inicial según el cual la cuota debe ir asociada al rendimiento de la actividad. En esa concepción entraría también la opción de permitir al autónomo efectuar un cambio de tramo a lo largo del ejercicio fiscal, según la previsión de ingresos que tenga para los meses próximos. En todo caso, la voluntad del Ejecutivo con el nuevo sistema es lograr que aporten más aquellos que cotizan por debajo de lo que dice sus ingresos, así como también que reduzcan su aportación quienes pagan más de lo que les correspondería por sus beneficios.

La tarifa plana para autónomos es una medida diseñada con el objetivo de impulsar y facilitar la adhesión al régimen de autónomos, y consiste en el pago de una cuota mensual reducida a la Seguridad Social durante dos o tres años, en concreto de 60 euros, en lugar de los 286,15 euros que alcanza la cuota mensual mínima. Hay asociaciones que han solicitado una nueva configuración para esta figura, para poder promover el emprendimiento adecuadamente y evitar la situación actual, que consideran poco eficaz. Los datos indican que aproximadamente el 15 % de los autónomos en España están acogidos a la tarifa plana, pero también que sólo el 13 % de ellos se mantienen en el RETA después de los dos primeros años. Las propias asociaciones consideran que la iniciativa sólo sirvió para “maquillar” la realidad del mercado y que, lejos de ser la medida adecuada, sólo ha supuesto un gasto desmesurado a injustificado a las arcas del Estado. Y lo ratifican con las cifras de afiliaciones y bajas, que el año pasado se anularon porque las cantidades de ambas fueron similares. Además, esos mismos datos aseguran que 1 de cada 5 autónomos con tarifa plana superan los 12.000 euros de ingresos al año, mientras que una cantidad de trabajadores sólo algo menor, el 17 % del total, se sitúan en la franja de ingresos que va de los 15.000 a los 45.000 euros.