Conecta con nosotros

Economía

El Ayuntamiento de Madrid pretende reducir un 36% su factura energética

Publicado

el

Madrid invertirá 144 millones de euros en renovar sus instalaciones energéticas para conseguir ahorros en el consumo de hasta un 36%, es decir en torno a 115 millones de euros.

Así lo manifestó la alcaldesa de Madrid, Ana Botella, antes de añadir que este ahorro equivale al consumo de 226.000 hogares y supondrá evitar la emisión de más de 168.000 toneladas de dióxido de carbono (CO2) a la atmósfera, o lo que es lo mismo las emisiones que generarían al año casi 115.000 vehículos.

El contrato adjudica una inversión de 144 millones de euros, destinada a renovación de instalaciones y objetivos de ahorro energético. También establece que, en caso de no cumplirse, el coste debería ser asumido por las empresas adjudicatarias y en caso de que se sobrepase, el 40 por ciento de esa cantidad también repercutirá en el Consistorio.

En concreto, del total de la cantidad se invertirán 36 millones en alumbrado público y fuentes ornamentales, 51 en la renovación de las instalaciones que han llegado al final de su vida útil o han quedado obsoletas y 57 en conservación y mantenimiento a lo largo de la duración del contrato. Además, entre este año y el próximo Madrid va a renovar 225.000 puntos de luz, instalará 84.000 luminarias con tecnología LED y cambiará los equipos electrónicos de otras 124.000 unidades. Además, se instalarán nuevos sistemas de reducción del consumo en 194 de las 430 instalaciones hidráulicas ornamentales.

El contrato de mantenimiento de las instalaciones que consumen energía eléctrica asciende a un total de 772 millones en ocho años, es decir 96,5 millones al año de media.

En palabras de la alcaldesa, “esta será la mayor renovación tecnológica llevada a cabo nunca en la ciudad de Madrid. Un cambio necesario, incluso imprescindible -ha subrayado-, que nos permitirá alcanzar unos objetivos muy claros: reducir el consumo energético, ahorrar en los costes de mantenimiento y conservación ampliando la vida útil del material y controlar la contaminación lumínica”.