SHARE
Pedro Sánchez, durante su comparecencia del pasado sábado

El Gobierno aprobó el pasado sábado en una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros nuevas medidas para proteger a los consumidores y contener los precios de la energía. En primer lugar rebajó del 10 al 5 % el IVA de la luz, desde el 1 de julio hasta final de año. Además se mantiene el resto de medidas en vigor, como la ampliación de los descuentos del bono social o la reducción de otros impuestos vinculados a la energía, como el Impuesto Especial sobre la Electricidad, que ya está rebajado al 0,5 %.

 

En su comparecencia posterior a la reunión, el presidente, Pedro Sánchez, anunció también que el Ejecutivo está diseñando un nuevo tributo que gravará los beneficios extraordinarios de las empresas energéticas, como consecuencia del alza de los precios de la energía. Añadió también que esta iniciativa sintoniza con otras similares que se están adoptando en los países europeos y atiende a las recomendaciones de organismos internacionales como la Comisión Europea, la OCDE y el FMI.

Pedro Sánchez, durante su comparecencia del pasado sábado

 

Desde el 1 de enero de 2023

Para el presidente del Gobierno, “las cargas de la situación deben repartirse de manera justa”, de tal forma que “quienes están obteniendo réditos indirectos de la subida de precios deben realizar una aportación adicional al esfuerzo colectivo”. El impuesto será presentado en las próximas semanas como proposición de ley por los dos partidos de la coalición de Gobierno para que entre en vigor el 1 de enero del 2023, según detalló también.

Asimismo, durante la rueda de prensa anunció también que confía en que, a lo largo de esta semana, la Comisión Europea apruebe el tercer desembolso de fondos europeos por un valor de 12.000 millones de euros, con lo que ya serán 31.000 millones los recibidos por España gracias al cumplimiento de los hitos y objetivos del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia.