Conecta con nosotros

Tarifas eléctricas

La subida del precio de la luz amenaza a la industria

Publicado

el

La subida del precio de la luz amenaza a la industria

El recibo de electricidad ha subido en lo que va de 2021 un 13 %, de tal manera que las grandes industrias ven amenazada su competitividad ante este incremento del coste de su factura energética, que podría complicarse tras la entrada en vigor de las nuevas tarifas, prevista para junio.  

 

En concreto, el inicio de este mes de abril ha supuesto cotizaciones récord para la energía en el mercado mayorista, debido al incremento de precios de los derechos de emisión de dióxido de carbono en los mercados internacionales, que han multiplicado por dos su importe entre el final del pasado año y los valores a los que cotizan en la actualidad. A esta subida hay que añadirle las anteriores de comienzo de año, motivadas por las inclemencias climáticas, que ahora notan los consumidores domésticos. Luego, el recibo descendió en febrero, pero su efecto no ha sido suficiente para contrarrestar los crecimientos, que se prevé que prosigan a medida que avance el año.

Así las cosas, el precio se ha incrementado de media más de un 13 % para un consumidor doméstico formado por una familia con cuatro miembros y un porcentaje similar también en el caso de las segundas viviendas donde apenas hay consumo, debido a las restricciones implementadas por el Estado de Alarma vigente hasta el próximo 9 de mayo. Otro factor que incide en la mala evolución es el incremento del precio del petróleo, que influye en la cotización del gas natural.

Estos incrementos preocupan a las grandes industrias, que reclaman la existencia de una mayor distancia progresiva en sus diferenciales de precios energéticos con sus competidores europeos, lo que hace mermar cada vez más su competitividad. Así lo reclamó recientemente en el Congreso de los Diputados la presidenta de la Asociación de Empresas con Gran Consumo de Energía, Teresa Rasero, que aseguró frente a los diputados  que “los industriales españoles necesitamos con urgencia un precio eléctrico competitivo, estable y predecible”. Rasero reclama que el Estatuto para consumidores electrointensivos ha dejado aparcadas medidas propuestas como la exención parcial de peajes de transporte eléctrico y la compensación completa de los cargos de financiación de las renovables.