SHARE
Cani Fernández, presidenta de la CNMC, durante su intervención en el foro de Apie

La estrategia de emplear el encarecimiento de la luz para contribuir a cambiar hábitos de consumo en los usuarios y tratar de hacer un uso más sostenible de la energía tiene un sentido lógico para la presidenta de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, Cani Fernández. Así lo defendió la semana pasada en un encuentro organizado por APIE, Asociación de Periodistas de Información Económica en el que afirmó que “los tramos horarios sirven también para ayudar al objetivo de la descarbonización”. Fernández considera que las franjas horarias irán ajustándose para acabar consiguiendo un uso más eficiente de las redes, que es uno de sus objetivos.

 

Fernández aseguró que están observando si las franjas pueden servir para cambiar esos hábitos en los consumidores y, en función de ello y de cómo se vaya consiguiendo hacer un consumo más eficiente, “las franjas evolucionarán”. Ese estudio deberá tener en cuenta el contexto y sobre él, la presidenta de la CNCM considera importante tener en cuenta que en nuestro país “se vive muy tarde”. Entre sus recomendaciones está también la adquisición de temporizadores por parte de los consumidores para programar sus electrodomésticos.

 

Respecto a la rebaja en el IVA del recibo para reducir el impacto de la subida de la luz, Cani Fernández también es partidaria de ver cómo evolucionan los diferentes factores que forman e influyen en la factura y afirmó que “si el problema evoluciona, también debe hacerlo la solución”. En todo caso, su opinión insiste en la importancia de crear una conciencia para cambiar determinados hábitos de consumo que penalizan a las redes, porque lograr que estas sean más eficientes resulta clave en el proceso hacia la descarbonización. Aboga también por el uso de baterías y la apuesta por el autoconsumo compartido en comunidades de vecinos.