Conecta con nosotros

Tarifas eléctricas

España solicitará a Bruselas alargar la excepción ibérica hasta finales de 2024

Publicado

el

España solicitará a Bruselas alargar la excepción ibérica hasta finales de 2024

La vicepresidenta tercera y ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, ha adelantado este lunes que el Gobierno tiene previsto solicitar a la Comisión Europea que la llamada excepción ibérica pueda extenderse hasta finales de 2024, cuando el plazo acordado en un principio había sido hasta el próximo 31 de mayo. El razonamiento se basa en la voluntad de seguir manteniendo bajo control los precios de la energía en un contexto en el que aún sigue muy presente la guerra en Ucrania y la Comisión Europea aún no ha ultimado la reforma pendiente en el sistema eléctrico europeo.

 

Ribera ha avanzado que el tope solicitado sería similar al que ya existe, entre los 40 y los 50 euros/MWh. Lo previsto es que este martes, el Consejo de Ministros debata la propuesta de reforma que España quiere enviar a Bruselas para reforma el conjunto del mercado europeo.

La excepción ibérica es una medida vigente desde mediados del mes de junio, por la que se estableció un límite de 40 euros/MWh al gas durante seis meses, para luego irse aumentando 5 euros cada mes hasta el citado 31 de mayo. Asimismo se incluye en ella un mecanismo de compensación para no perjudicar a los productores de electricidad. El Gobierno considera que con ella se ha logrado un ahorro de alrededor de 4.000 millones de euros a los consumidores españoles. Aunque se presentó como una solución con carácter temporal y con el argumento de que el mercado ibérico apenas está interconectado con el del resto de la Unión Europea, el Ejecutivo quiere ahora prolongar la medida alrededor de año y medio más de lo previsto.

 

Bruselas promueve medidas similares en el resto de la UE

No obstante, tendrá que ser la Comisión Europea quien apruebe este alargamiento del plazo y también si es en condiciones similares o diferentes, aunque suele ser más sencilla su aprobación cuando se trata de prolongar una medida ya vigente, que cuando se refiere a una de nuevo cuño. Además, ocurre que Bruselas también quiere ahora impulsar medidas parecidas en el resto de países. Ya el mes pasado aprobó un tope al gas, aunque con un límite de 180 euros/MWh, y con la condición de que sólo se active después de tres días seguidos con precios por encima de ese máximo.

Por otro lado, la Unión Europea estudia una nueva regulación para dotar de mayor estabilidad al mercado. La propuesta española se basa en la apuesta por las energías renovables y también por un reparto más equitativo de rentas entre consumidores y productores, especialmente en momentos complicados como éste. Los precios se han visto favorecidos a lo largo de las últimas semanas por las elevadas temperaturas para esta época del año. Además, las reservas de gas en Europa se sitúan en torno al 80 ó al 90 %. Aún así, el año ha concluido con un aumento del recibo de más de un 30 % de media, con respecto al ejercicio anterior y se prevé que durante el recién iniciado 2023, los precios vayan creciendo paulatinamente, a partir de dos primeros trimestres más suaves, y dos segundos al alza.