Conecta con nosotros

Energía

Propuesta de reforma del mercado eléctrico: mercados a plazo y precio regulado para hidroeléctricas y nucleares

Publicado

el

Propuesta de reforma para el mercado eléctrico: mercados a plazo y precio regulado para hidroeléctricas y nucleares

El Consejo de Ministros estudió ayer la propuesta del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico para la reforma del mercado eléctrico europeo, que ahora el Gobierno remitirá a la Comisión Europea, para que la analicen y valoren de cara a la transformación pendiente y anunciada de los mercados energéticos, tras el desorbitado encarecimiento de precios provocado a raíz de la invasión rusa de Ucrania.

 

Dicha propuesta plantea una reforma integral para limitar el impacto del gas en el precio de la factura eléctrica, así como también establecer un precio regulado para las centrales hidroeléctricas y nucleares, que se benefician de sus bajos costes con un sistema de precios marginalista. Rebajar los precios y reducir la volatilidad son pues dos objetivos prioritarios, pero también lo es avanzar en el proceso de descarbonización, garantizando la seguridad de suministro y repartiendo los costes más equitativamente entre productores y consumidores.

 

Mercados a plazo y mercados de capacidad

La propuesta de reforma del mercado eléctrico se basa en el desarrollo de mercados a plazo de energía y de servicios de capacidad y flexibilidad, adaptados a las necesidades de cada país. El mercado diario funcionará como hasta ahora, pero los generadores se regirán por contratos que reflejen el coste medio del suministro. El fin es solucionar los problemas que tiene el diseño actual y que el Ejecutivo detalla en el “escaso peso de los mercados a plazo, precios elevados que no reflejan los bajos costes de las energías renovables, beneficios extraordinarios en las tecnologías no contestables y señales inadecuadas para orientar la inversión”.

Propuesta de reforma para el mercado eléctrico: mercados a plazo y precio regulado para hidroeléctricas y nucleares

 

La retribución para las renovables, en función de las subastas

Al final, la pretensión de la reforma se basa en lograr un mercado mayorista de funcionamiento más previsible y con los ingresos mejor repartidos que lo que ocurre ahora con los mercados de futuros. Las energías renovables obtendrán su retribución a partir de las subastas de energía, con contratos por diferencias, de tal forma que los propietarios de su generación recibirán “un precio fijo durante toda la vida útil de las instalaciones, de un modo similar al sistema aplicado en España”, y añade que, de este modo, “la generación renovable reflejará los costes medios de las instalaciones, garantizando su rentabilidad y trasladando la rebaja a los consumidores”.

Mientras tanto, las tecnologías que se benefician actualmente del precio marginalista, aquellas en las que no hay apenas competencia y ya se han amortizado las instalaciones, como ocurre con las hidroeléctricas y las nucleares, “el contrato por diferencias se materializará a un precio regulado”. Ello permitiría reducir el precio final al consumidor, a la vez que limita los beneficios extraordinarios que sus propietarios puedan recibir con ellas.

Los contratos a largo plazo se complementan con el desarrollo de mercados de capacidad que retribuyan a las instalaciones de generación y de almacenamiento, o a la gestión de la demanda, por estar disponibles y garantizar el suministro. Se trata de mercados ya previstos por la Unión Europea, aunque sólo como instrumentos excepcionales, temporales y de último recurso, por lo que es necesario facilitar y agilizar su implementación. De este modo se compensaría a los ciclos combinados, la generación hidroeléctrica de bombeo y las baterías, premiando su disponibilidad como respaldo del sistema, pero no retribuyéndolas en exceso en cada franja horaria, como resultado de recibir el mismo precio que tecnologías más caras.

Propuesta de reforma para el mercado eléctrico: mercados a plazo y precio regulado para hidroeléctricas y nucleares

 

El precio de la energía ya  no dependerá sólo del mercado a corto plazo

Advertisement

En definitiva, se propone mantener el mercado a corto plazo actual, que seguirá funcionando como hasta ahora, aunque los ingresos y el precio ya no se regirán sólo por él, sino fundamentalmente por los contratos a largo plazo que reflejarán el coste medio del suministro. De este modo, se pretende que el precio esté menos ligado a la incertidumbre y que actores del mercado, como es el caso de los productores renovables puedan ver más atractivo el sistema por esa mayor estabilidad.

No obstante, la propuesta de España tendrá que ser discutida, junto con otras vías alternativas, en el seno del Consejo Europeo, en el que existen posturas más inmovilistas, como es el caso de Alemania u Holanda, frente a otras, más determinadas a efectuar un cambio radical en el sistema, como ocurre con Francia o con España. Cualquier modificación requiere, en todo caso, de la modificación de la normativa europea. Mientras tanto, España y Portugal van a proponer la extensión de la excepción ibérica para intentar mantener los precios de la factura alejados de la influencia del gas.