Conecta con nosotros

Tarifas eléctricas

La factura de la luz se incrementó un 33 % en 2022

Publicado

el

La factura de la luz se incrementó un 33 % en 2022

El precio de la luz fue uno de los protagonistas informativos del año en 2022, debido a los vertiginosos incrementos y a la volatilidad en la que se ha instalado a lo largo del pasado año. A lo largo del pasado ejercicio, los usuarios españoles pagaron 1.295 euros de media anuales en su recibo, en un periodo marcado por la invasión rusa de Ucrania y el encarecimiento del gas a nivel internacional, y que han supuesto que el mercado eléctrico español sufriera el año más caro de su historia, con los meses de marzo y agosto como los de mayor encarecimiento de la factura de la luz.  

 

Desde Selectra han analizado la evolución del precio de la luz durante los últimos 5 años, así como su impacto en los recibos eléctricos. En concreto el incremento en 2022 ha sido de un 33 % sobre el precio abonado un año antes. El pasado año se batieron todos los récords en el precio de la luz, en especial durante los meses de marzo y agosto, en donde la media del precio por consumo se situó en los 0,39185 €/kWh y 0,39523 €/kWh respectivamente. Por el contrario, noviembre y diciembre fueron los meses más baratos -gracias a las suaves temperaturas-, en especial el primero, al quedarse en los 0,18944 €/kWh de media.

El resultado anual fue de 0,28692 €/kWh de media, muy superior a los 0,180581 €/kWh de un 2021 que ya fue de por sí muy caro, y casi 20 céntimos más cara que el precio vivido en 2020 -aquí hay que tener en cuenta el parón industrial a consecuencia de la pandemia.

En 2022, el consumidor medio en España pagó un recibo eléctrico de 1.294,52 euros y, en concreto en el mes de marzo, el importe medio de la factura de la luz ascendió a los 144,16 euros. A pesar de los intentos del Gobierno por controlar la situación, como la rebaja del IVA al 5 % en julio o la aprobación de la denominada “Excepción Ibérica”, un mes antes, los usuarios seguían pagando unos recibos muy altos, como ocurrió en el mes de agosto, cuando se elevó a los 138,65 euros. No obstante, las medidas sí contribuyeron a paliar en cierta medida la escalada y, supusieron, un freno mayor si se tiene en cuenta el crecimiento que continuó desbordándose en el resto de los países europeos. En definitiva, la factura ha sido un 33 % mayor que la de 2021, un 91 % superior a la de 2020 y un 55 % más cara que la media de los 4 años anteriores.