SHARE
Torreta de Alta Tensión cerca de Vitoria

Con la publicación el pasado sábado del Real Decreto-Ley 15/2018 se ha incluido una modificación legislativa que varios partidos políticos venían reclamando desde hace tiempo, se trata de eliminar la tarifa eléctrica 6.1b, que se aplicaba a los consumidores en alta tensión con una tensión de suministro entre 30 y 36 kV y potencia contratada en alguno de los periodos superior a los 450 kW, normalmente industrias medianas o grandes. Esta tarifa tenía un coste mayor en los peajes de acceso que la tarifa 6.2, por lo que a partir de la fecha de entrada en vigor del Real Decreto-Ley se deberá aplicar la nueva regulación de los peajes.

En el artículo 16 del Real Decreto-Ley puede verse la modificación del Real Decreto 1164/2001, que establece las tarifas de acceso a las redes de transporte y distribución. Esta tarifa es muy común en zonas con una alta industrialización tradicional o antigua, por lo que se estima que afectará a unas 1.250 empresas en todo el país, 800 en el País Vasco, 357 en Andalucía, 42 en Navarra, 33 en Castilla y León y 17 y 11 en Cantabria y Asturias.

Esta modificación deberá reflejarse en las facturas del suministro eléctrico que reciban en el próximo mes y supondrá una nueva rebaja de los ingresos del sistema eléctrico, ya que se estima que dejarán de ingresarse entre 50 y 100 millones de euros adicionales. Esta bajada hará más competitivas a las empresas que disfrutan del cambio de tarifa y asimismo podrán trasladar el descuento al cliente final o a su cuenta de resultados, lo que supondrá una buena ayuda para finalizar el año.

En el tintero se ha quedado la modificación para bajar la horquilla de la tarifa eléctrica 6.1 entre 1 kV y 25 kV, medida solicitada por diferentes patronales catalanas, al tratarse de la región donde más incide, para que se produzca el acuerdo y se reduzca un sobrecoste que estiman en más de 250 millones de euros al año para las empresas conectadas a la tarifa 6.1