SHARE
Se presenta la campaña para la Seguridad en Instalaciones de Gas de la Comunidad de Madrid

La Comunidad de Madrid presentó la semana pasada en la sede de Nedgia, junto a Agremia, entre otras organizaciones, la  Campaña de Seguridad en las Instalaciones de Gas. El viceconsejero de Economía y Competitividad del Gobierno regional, Isaac Martín recordó a los usuarios la obligación de realizar una inspección periódica de la instalación cada cinco años y también que la empresa distribuidora debe avisar al titular del servicio de la fecha límite para realizarla en el caso del gas canalizado, mientras que los usuarios de botellas deben contratar la revisión con una empresa instaladora antes de que venza el plazo.

El viceconsejero recordó que la seguridad de las instalaciones es fundamental y compete tanto a la administración como a las empresas distribuidoras y a los propios usuarios. De hecho, esta campaña divulgativa cuenta con la colaboración de Nedgia, Repsol Butano, EDP, Madrileña Red de Gas y Redexis Gas, así como de Sedigas, Asociación Española del Gas y la propia Agremia, Asociación de Empresas del Sector de las Instalaciones y la Energía.

Martín enumeró algunos de los consejos para los usuarios que están incluidos en esta campaña, cuyo objetivo es incrementar la seguridad de las instalaciones. Entre ellos, ha destacado la importancia de mantener libres las rejillas de ventilación y los conductos de evacuación de los humos de la combustión; comprobar que la llama sea azul y no amarilla, así como revisar las chimeneas y mantenerlas libres de elementos que las obstruyan. No obstruir rejillas de ventilación y comprobar que la llama sea azul son algunos consejos para una mayor seguridad de las instalaciones. Y también subrayó la importancia de poner la instalación en manos de profesionales. Sólo una empresa instaladora autorizada puede efectuar una instalación de gas.

Por último, el viceconsejero insistió en la importancia de esta iniciativa de información, asesoramiento y concienciación, que la Comunidad de Madrid impulsa desde hace más de una década, porque “ha contribuido de manera decisiva a reducir el índice de siniestralidad de este tipo de instalaciones en la región, hasta convertirlo en uno de los más bajos de España”, concluyó.