SHARE
Mantenimiento de Luminarias en el interior de un edificio

Tras el retroceso del 2,5% que experimentó en 2013, el mercado español de mantenimiento técnico de edificios e instalaciones se situará en unos 7.700 millones de euros al cierre de 2014.

Este resultado supone un 1% menos que respecto a los 7.725 millones de euros facturados el año anterior, mientras que las previsiones para 2015 apuntan ya a un incremento del volumen de negocio sectorial, que se estima en torno que podría ser cercano al 2%. Así lo indican las conclusiones del Informe Especial publicado por DBK, empresa española especializada en la elaboración de estudios de análisis sectorial y de la competencia.

La desaparición de pequeñas compañías y las operaciones corporativas han continuado impulsando la concentración del sector. En 2013 los diez primeros operadores reunieron una cuota de mercado conjunta del 26%. 2014 ha significado un año en el que la debilidad de la demanda y la fuerte rivalidad en precio que arrastraba el mercado de ejercicios anteriores, han seguido sobresaliendo.

Evolución por segmentos de actividad

Por segmentos, el mantenimiento de edificios concentró el 60% del valor del mercado, con 4.600 millones de euros, un 3,1% menos que en el año anterior. Por su parte, la facturación en el segmento de industria, energía y otras instalaciones disminuyó hasta 3.125 millones (-1,7%).

Por tipo de servicio, el mantenimiento de ascensores reunió el 24% del negocio, situándose a continuación los servicios en los ámbitos de la maquinaria industrial (18%) y las instalaciones eléctricas y el alumbrado (17%), mientras que la climatización reunió el 14% de los ingresos.

Ante la debilidad de la demanda interna algunos de los principales operadores continúan potenciando su actividad en el exterior, especialmente los que ya cuentan con presencia en el extranjero a través de otras actividades.

A corto plazo se prevé una suave mejora de la actividad en el sector, en un marco de consolidación de la recuperación económica, con una favorable previsión de evolución de la inversión, la actividad industrial y un incremento de la licitación oficial de obras de construcción.

El número de empresas presentes en el sector se situaba en torno a 6.700 a finales de 2013, las cuales empleaban a alrededor de 150.000 trabajadores, con una plantilla media de 22 trabajadores por empresa.