SHARE
La recarga del vehículo eléctrico se centra en las ciudades y olvida las carreteras

Las matriculaciones de vehículos híbridos y eléctricos continúan creciendo, aunque el mes de agosto ha supuesto un cierto freno. En julio, no obstante, se incrementaron un 47% en relación con el mismo mes del año anterior, porcentaje de crecimiento en la línea del que experimenta todo lo que va de ejercicio de 2018. Mientras tanto, las grandes inversiones en la movilidad eléctrica privada que se están planificando, entre otros desde las compañías eléctricas, se centran en las ciudades y las zonas residenciales, pero olvidan las carreteras. Cada compañía ha diseñado ya proyectos específicos al respecto y todos ellos demuestran esa escasez de puntos destinados a las vías públicas y por el contrario la concentración en infraestructuras privadas de recarga para comunidades de vecinos o empresas.

De este modo, por ejemplo, Iberdrola cuenta con un Plan de Movilidad Sostenible, que ha puesto en marcha este mismo año iniciativas como el despliegue de 25.000 puntos de recarga en 3 años; 16.000 de ellos van destinados a hogares y 9.000 a empresas, pero ninguno a carreteras. Endesa, por su parte, ha instalado más de 1.500 puntos de recarga para el sector residencial y el comercial y quiere aumentar la cifra, pero no habla de la infraestructura en vías públicas. Naturgy, antigua Gas Natural Fenosa, dispone de Servieletric Car, servicio integral y personalizado de movilidad eléctrica que desarrolla infraestructuras privadas de recarga eléctrica para comunidades de vecinos y empresas. Sí existe una iniciativa por parte de Iberdrola para instalar puntos de recarga rápida en gasolineras de Avia, aunque se trata en principio de 27 unidades, distribuidas en sólo 16 de las 50 provincias, en concreto las previstas son Guipúzcoa, Álava, Vizcaya, Cantabria, Huelva, Barcelona, Burgos, Ciudad Real, La Rioja, Madrid, Navarra, Palencia, Salamanca, Tarragona, Zamora y Zaragoza. Y ya cuenta con varios funcionando en las de Bilbao, Pamplona y Valladolid. En todo caso, se antoja escasa la inversión para la infraestructura viaria. EDP dispone de 50 unidades de recarga, pero todos concentrados en Asturias, aunque continúa trabajando en ampliar la red.

En total, la red de carreteras sobrepasa los 165.000 kilómetros, a los que hay que sumar los más de 360.000 kilómetros interurbanos con los que cuentan a su cargo los ayuntamientos. El número de puntos de recarga previstos para esa red no llegará a las 700 unidades dentro de dos años. Parece un número demasiado reducido para una tecnología en plena expansión y que prevé crecimientos notables a medio y largo plazo.