SHARE
El Gobierno quiere vetar las ventas de coches de gasolina y diésel en 2040

El Gobierno quiere proponer en la futura ley de cambio climático y transición ecológica que los coches y vehículos comerciales de gasolina, diésel, híbridos y gas natural no se puedan vender en España a partir de 2040. El objetivo es que el transporte contribuya a la lucha contra el cambio climático en la medida en la que debe hacerlo, no en vano el 26% de todos los gases de efecto invernadero de España proceden del transporte, y la medida sigue la estrategia que ya siguen países como Francia o Reino Unido. Las previsiones del Gobierno sitúan en un incremento del 15% ese porcentaje, en el caso de que no se tomen medidas al respecto.

Lo previsto es que el Congreso reciba el texto del proyecto de ley antes de final de año, aunque los partidos y agentes sociales ya conocen la iniciativa del Ejecutivo. En la actualidad, el parque de vehículos eléctricos en España alcanza las 46.500 unidades, según las cifras de Aedive, Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico y los porcentajes de matriculación con respecto al total de vehículos se sitúan aún en porcentajes ínfimos. A nivel mundial, las previsiones son que en 2030, más del 40% de los vehículos en circulación sean eléctricos.

237.000 millones de euros en 2040

Por otro lado, un informe de la consultora Oliver Wyman concluye que los nuevos servicios de movilidad alcanzarán unos ingresos de 237.000 millones de euros en 2040. Y añade que el 84% de los usuarios pagaría más por acceder a soluciones integrales de movilidad inteligente. Según dicho análisis, el futuro con un sistema de transporte eficaz, sin fisuras y personalizado, está cada vez más cerca.  En un corto periodo de tiempo, las plataformas digitales estarán diseñadas para gestionar una experiencia de viaje completa, permitiendo a los consumidores planificar, reservar y pagar sus viajes desde una única plataforma, incluso si se requieren varios proveedores para completar el viaje.

Los beneficios de desbloquear la movilidad inteligente podrían ser enormes: con esos ingresos estimados de 237.000 millones de euros, el beneficio para los proveedores sería de hasta 131.000 millones de euros. Según la encuesta realizada a 7.500 consumidores en Alemania, Francia, Italia, China y Estados Unidos, los porcentajes de consumidores que consideran importante la movilidad inteligente son abrumadores: en China, un 98% de los encuestados lo califican de importante o muy importante; en Europa, el 93%; y en Estados Unidos, un 83%. Entre los encuestados de 18 a 35 años de edad cuyo transporte principal es el automóvil particular, el 97% consideraría cambiarse al transporte público para obtener acceso a servicios de movilidad inteligente. Incluso entre los mayores de 65 años, el 76% consideraría un cambio.

Otra de las conclusiones que destaca el estudio es que el 84% de los encuestados están dispuestos a agregar una tarifa plana mensual a su factura de transporte actual por acceder a soluciones integrales de movilidad inteligente. Eso incluye el 89% de los viajeros millennials y de la Generación Z, así como el 75% de los viajeros adultos.