SHARE
Endesa prevé instalar más de 108.000 puntos de recarga en 5 años

Endesa ha puesto en marcha un plan para instalar 108.500 puntos de recarga públicos y privados destinados a vehículos eléctricos en España a lo largo de los próximos cinco años, en una iniciativa con la quiere contribuir y promover de un modo “fundamental” la electrificación de la economía. Para la eléctrica, la movilidad eléctrica “es un pilar estratégico”, tal y como afirmó su consejero delegado, José Bogas, que añadió que el lanzamiento del plan demuestra que la compañía es “firme creyente” en la lucha contra el cambio climático y la descarbonización de la economía.

Su nueva marca y línea de negocio, Endesa X, lo liderará y bajo ella quiere ofrecer servicios de valor añadido y soluciones tecnológicas innovadoras en el mundo de la energía. El total de puntos de recarga se distribuirán entre más de 8.500 de carácter público y alrededor de 100.000 puntos privados en parkings residenciales y corporativos. De entre los primeros, alrededor de 2.000 se instalarán en los próximos dos ejercicios, con el objetivo de conectar por carretera las ciudades de más de 35.000 habitantes y carreteras, cubriendo de este modo los 15.000 kilómetros de vías principales y áreas urbanas. En una segunda fase, hasta 2023, se instalarán los restantes 6.500 públicos para garantizar una cobertura más amplia de las zonas urbanas, las principales autopistas y las islas.

La electricidad suministrada a través de estos puntos de recarga de acceso público será 100% certificada de origen renovable, lo que asegura su procedencia de fuentes de generación limpia. El objetivo del plan lanzado por Endesa es que cualquier conductor pueda desplazarse por España teniendo un punto de recarga a una distancia máxima de 100 kilómetros. Otros detalles de la iniciativa incluyen la carga doméstica a 3,7 kW, puntos de carga semirápida de 22 kW, puntos de carga rápida de 50 kW y más de 150 kW de puntos de carga ultrarrápidos.

Además conlleva también la aparición de nuevos modelos de vehículo eléctrico, que tendrán en su mayoría una autonomía de más de 400 kilómetros, según han avanzado los fabricantes. Según el consejero delegado de la eléctrica, “una vez que los fabricantes han logrado incrementar sustancialmente la autonomía de las baterías y que el precio de los vehículos eléctricos empieza a ser competitivo frente a los de combustión, es necesario superar una última barrera que no es otra que la de las infraestructuras”.