SHARE
Unef valora positivamente el anteproyecto de ley para estabilizar el marco regulatorio para las plantas fotovoltaicas

“La fijación de una retribución financiera estable a la producción de energía fotovoltaica supone un importante avance regulatorio encaminado al desarrollo del sector en beneficio de la sociedad”, según Unef. De tal manera, la patronal fotovoltaica valora “positivamente el anteproyecto de Ley para poder atraer los 30.000 millones de euros necesarios para financiar la transición energética”. El Ministerio para la Transición Ecológica, tras aprobación en Consejo de Ministros, anunció hace escasos días los inicios de tramitación de dicho anteproyecto de ley, destinado a fijar las nuevas tasas de retribución financiera aplicables a las distintas actividades con retribución regulada del sistema eléctrico para el periodo 2020-2025. En él se estima retribuir a las instalaciones de energía renovable en el próximo periodo regulatorio que abarca de 2020 a 2025 un 7,09%, una cifra inferior a la retribución actual. Para el presidente de Unef, Jorge Barredo, “es un paso vital para la industria fotovoltaica la fijación estable de la retribución financiera a la producción de energía solar fotovoltaica para recuperar la  imagen de país estable que protege la seguridad jurídica de un mercado que necesita atraer 30.000 millones de euros de inversión para financiar la transición energética”.

Además, con el objeto de garantizar un marco retributivo estable, el anteproyecto plantea además que la tasa de retribución que tienen reconocida en la actualidad no pueda modificarse hasta 2031 en el caso de las instalaciones de energía renovable, cogeneración y residuos con derecho a retribución primada con anterioridad a la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 9/2013, cuya aplicación ha generado litigios y arbitrios donde España ha sido penalizada. En el actual periodo regulatorio la cifra ha sido del 7,503%, excepto para las instalaciones anteriores al Real Decreto-ley 9/2013, que tienen una tasa de retribución del 7,389%. “La fijación de la retribución financiera en un 7,09% se acerca a las demandas realizadas por el sector y con esta medida, esperamos que se ponga fin al marco cambiante y a la incertidumbre jurídica institucionalizada y se defina una retribución sin alteraciones durante la vida regulatoria de las plantas fotovoltaicas”, concluye Barredo.