SHARE
Nueva subasta de renovables para reducir la factura eléctrica y facilitar la acción climática

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico ha iniciado los trámites para celebrar en octubre una nueva subasta de 3.300 MW eólicos y fotovoltaicos con plazos de ejecución acelerados para que su generación rebaje cuanto antes los precios de la electricidad y avanzar en la consecución de los objetivos climáticos. El concurso se estructura en distintos cupos o reservas de potencia, entre las que destacan 600 MW que tendrán que estar operativos en un plazo de ocho meses y 300 MW para pequeñas instalaciones fotovoltaicas con relevante participación local. 

 

La última subasta de asignación del Régimen Económico de Energías Renovables, celebrada el pasado 26 de enero, adjudicó 3.034 MW eólicos y fotovoltaicos a unos 25 euros por MWh, un precio muy inferior a los que registra el mercado mayorista de la electricidad. Con la nueva puja, el Gobierno tiene como objetivo acelerar el efecto reductor de estas fuentes renovables sobre las facturas de los consumidores. Se trata pues de la segunda con el sistema establecido por el Real Decreto 960/2020 y fija plazos más ajustados que la primera para que las instalaciones ganadoras estén operativas, al igual que distintas reservas de potencia para obtener un mix equilibrado, buscando siempre el ahorro para los consumidores.

Diferentes opciones

Se plantea una reserva de potencia de disponibilidad acelerada, con 600 MW para plantas eólicas o fotovoltaicas ya en avanzado estado de tramitación, que tendrán que estar construidas en un plazo de ocho meses desde la adjudicación de la retribución regulada, de modo que tengan impacto antes del verano de 2022. Junto a ella se prevé también otra reserva de 1.500 MW para eólica terrestre, otra de 700 MW para fotovoltaica, otra de carácter neutra de 200 MW y otra de 300 MW para sistemas solares distribuidos. Estos últimos dirigidos a instalaciones fotovoltaicas menores o iguales a 5 MW, con fuerte carácter local, en cuya adjudicación se tendrán en cuenta elementos como la población próxima al emplazamiento o la participación ciudadana en las instalaciones.

El apoyo específico a los pequeños sistemas de generación distribuida responde a que aportan una mayor eficiencia, porque precisan menos infraestructuras de red y reducen las pérdidas de energía en ellas; también se ha considerado la necesidad de democratizar el sistema eléctrico, buscando la participación activa de los ciudadanos, así como de otros agentes, como pymes y entidades locales, en el despliegue de las tecnologías renovables.

El trámite de audiencia por la que se convoca la segunda subasta para el otorgamiento del régimen económico de energías renovables está abierto hasta el día 31 de agosto y la resolución debería publicarse en el BOE durante la primera quincena de septiembre, momento en que las empresas podrán remitir sus propuestas. De acuerdo con ello, la subasta se celebrará durante el mes de octubre.