SHARE
El Gobierno no logra por el momento que se retire ninguna de las “demandas renovables” pendientes

Red Eléctrica está recibiendo peticiones de acceso a la red para nueva potencia renovable de 125.000 MW, aproximadamente el doble que todo lo que prevé el Gobierno que se instale hasta el año 2030. Así la cosas, la especulación vuelve a ponerse al día en el sector renovable porque lograr una conexión a la red resulta cada vez más difícil, por la sobreabundancia de solicitudes para obtener los permisos. Aunque estos son gratuitos, empieza a resultar un negocio su compraventa y se han llegado a alcanzar los 200.000 euros por el traspaso de una licencia.

Según lo previsto por el Gobierno en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, (PNIEC) hasta el 2030 se alcanzarían más de 94.000 MW de energía renovable instalada, cuando ahora mismo la cifra no excede los 30.000 MW, un incremento de más de 60.000 MW en algo más de una década que, sin embargo, es sólo la mitad de las solicitudes de acceso recibidas por REE. Aproximadamente algo menos de la mitad de esa cantidad de solicitudes ya tendrían los permisos de acceso, aunque aún no están en servicio y la sospecha es que muchas de ellas no tienen que ver con verdaderos proyectos, sino sólo con el hecho de que la consecución de los permisos, incluso un simple puesto en la lista de espera, resultan bienes muy valiosos ahora mismo, especialmente en aquellas zona con demandas muy elevadas.

Desde el año pasado se ha multiplicado por cuatro el valor de los avales que se requieren a quienes solicitan permisos de conexión a la red, en concreto hasta los 40.000 euros por megawatio instalado. Esta medida responde precisamente a esa voluntad de frenar el número de peticiones para evitar una especulación posterior. Sin embargo, la iniciativa no parece haber surtido efecto alguno.