SHARE
Instalaciones de autoconsumo “que se pagan solas”, según Webatt Energía

Webatt Energía ha llegado a un acuerdo con GNE Finance para ofrecer al mercado español nuevas condiciones económicas de financiación a los usuarios que deseen incorporar una instalación propia de autoconsumo con acumulación. El modelo permite financiar la instalación con unas condiciones atractivas gracias a un largo plazo de amortización del préstamo, según Webatt Energía, que añade que el plazo de amortización es de hasta 12 años y las cuotas pueden ser iguales o inferiores al ahorro en la factura eléctrica aportado por la instalación. Además el cliente particular podrá elegir entre una cuota fija o incremental para financiar el proyecto.

De este modo, ambas compañías facilitan el paso de los usuarios hacia una energía 100 % sostenible, pudiendo lograr en sus hogares una autosuficiencia eléctrica hasta el 95 % y beneficiarse de una alta independencia energética. La propuesta ofrece a los usuarios, entre otras, las siguientes prestaciones económicas:

–    Financiar el sistema de autoconsumo fotovoltaico con acumulación gracias a las baterías inteligentes a partir del ahorro directo aportado por la instalación.
–    Posibilidad de elegir entre cuota fija mensual con un tipo del 6,5% o cuota variable, con un incremento anual prefijado del 4%. Dicho incremento resulta ser menor al promedio de precio de la electricidad experimentado en España en los últimos 12 años, que se sitúa en una media anual del 6,3%.
–    Largo plazo de amortización del préstamo: de 5 a 12 años.
–    Dependiendo de la modalidad escogida, la operación podrá incluir o no una cuota inicial de entrada, cuyo importe dependerá de la tipología de la vivienda y de los consumos energéticos del usuario.

Webatt Energía aprovecha para subrayar las ventajas energéticas que aporta un sistema de acumulación inteligente en su instalación fotovoltaica:

  • Un ahorro inmediato y muy significativo. Con un consumo medio anual para una vivienda de 200 metros cuadrados de 7.000kWh, lo que se traduce en un coste total anual aproximado de 1.750 euros, dicho ahorro con una batería inteligente sería de 1.250 euros al año. El usuario abonaría tan sólo 500 euros a la compañía eléctrica, por un consumo en red aproximado de 1.500 kWh.
  • La energía fotovoltaica sin acumulación reduce los costes de energía de una casa en un 20-25 %. Si añadimos el almacenamiento energético por medio de baterías de litio estos disminuyen hasta el 80 %.
  • La amplia independencia de la red permite eludir el continuo aumento de la factura de la luz, exponencial en España en los últimos años.
  • Una batería permite dimensionar correctamente la instalación solar; sin necesidad de colocar más paneles de los necesarios.
  • Nos evitará resignarnos a inyectar a la red eléctrica el excedente energético que produzcan los paneles y que no consumamos al momento; también de largos y complejos trámites con la empresa distribuidora para intentar que se nos reconozca esa energía. Y, por último, de ser compensados por esa energía, en el mejor de los casos, a costes inferiores a la tercera parte del precio que luego pagamos como usuarios.