SHARE
Iberdrola construye en Extremadura el mayor proyecto fotovoltaico de Europa

La semana pasada tuvo lugar el acto de colocación de la primera piedra de la planta fotovoltaica Núñez de Balboa, la mayor de Europa, que Iberdrola construye a través de su filial en España. Con 500 MWp de capacidad instalada, la nueva planta suministrará energía limpia a 250.000 personas, cifra superior a la población de las ciudades de Cáceres y Badajoz, y sitúa a la comunidad extremeña en el centro de la apuesta renovable en Europa de la compañía, con 2.000 nuevos megavatios hasta 2022.

El acto contó con la participación del presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, junto al presidente del grupo, Ignacio Galán, que destacó que el nuevo parque Núñez de Balboa “se convertirá en punta de lanza para ratificar el liderazgo de Extremadura, España y la Unión Europea en la transición hacia un sistema energético más sostenible”. La construcción del proyecto, ubicado en la localidad de Usagre, supondrá una inversión cercana a los 300 millones de euros y en ella llegarán a trabajar más de 1.000 personas. La compañía cuenta con otros proyectos en avanzado desarrollo en la comunidad, entre ellos las plantas fotovoltaicas cacereñas de Ceclavín, Arenales y Campo Arañuelo I y II. La nueva capacidad supondrá, además, duplicar la potencia correspondiente a Iberdrola en la central nuclear de Almaraz. Iberdrola prevé invertir 8.000 millones de euros entre 2018 y 2022 y pondrá en marcha 10.000 nuevos megavatios hasta 2030. Según Galán, el plan permitirá a la compañía “crear empleo para 20.000 personas, casi 10 veces más que las que actualmente se dedican hoy a la generación tradicional en nuestra empresa”.

Núñez de Balboa cuenta con 500 MW de potencia y constituye la mayor planta fotovoltaica en construcción en España y en Europa. En el proyecto participan empresas locales como Ecoenergías del Guadiana, Imedexsa, Cubillana, Elaborex y el Instituto Aeronáutico. La planta ocupará una superficie cercana a las 1.000 hectáreas y evitará la emisión a la atmósfera de 215.000 toneladas de CO2 al año. Los proyectos a desarrollar en Extremadura y en el resto de España por parte de Iberdrola se enmarcan dentro de las inversiones globales que la compañía llevará a cabo entre 2018 y 2022 y que ascenderán a 34.000 millones de euros.