SHARE
El Gobierno reduce la retribución a las renovables hasta 2022

El Boletín Oficial del Estado publicó el pasado viernes una orden por la que se actualiza la retribución a las instalaciones de producción eléctrica con energías renovables, cogeneración y residuos y se reduce la retribución en más de un 12 % en 2020 con respecto al año anterior. La orden actualiza los parámetros por los que se efectúa dicha retribución a estas instalaciones para que complementen sus ingresos y poder así cubrir sus costes y alcanzar la rentabilidad razonable que les reconoce la normativa. La cogeneración asume en torno a un 43 % del total de la reducción de cantidades para este año, que se rebaja en 921 millones de euros respecto del año 2019. En 2021, la rebaja será de 817 millones, mientras que un año después se reducirá a 690 millones más.

Según fuentes consultadas por el Diario El Independiente el ajuste que ahora se lleva a cabo “viene obligado porque todo ingreso que se produzca por encima de lo estipulado como rentabilidad razonable es incompatible con la normativa”. Además, en caso de no realizarse, la factura eléctrica se vería afectada por un encarecimiento de casi un 3,5 %, porque aumentaría el coste de la parte regulada casi un 6,5 %, ya que de ella procede la retribución para las instalaciones renovables. La rentabilidad razonable es de un 7,39 % para las instalaciones que tuvieran reconocida retribución primada a la entrada en vigor del Real Decreto-Ley 9/2013 (que recortó las primas a las renovables) hasta 2031 y del 7,09 % para el resto en el período 2020-2025.

A la hora de llevar a cabo el ajuste, el Ministerio que dirige Teresa Ribera ha previsto un incremento de los ingresos por venta de energía y también el precio real en el mercado en el anterior periodo, superior a lo previsto anteriormente, así como los precios del combustible y de los derechos de dióxido de carbono, los primeros inferiores a lo previsto y los segundos por encima.

Una vez recorrido el paso de la consulta pública, el proyecto de orden reduce la rebaja inicial planteada en 125 millones de euros, desde los 1.046 millones iniciales, hasta los 921 millones actuales, de modo que el porcentaje de reducción se eleva al 12 %. Esta revisión se realiza cada seis años, mientras que cada tres años se efectúa una nueva estimación de ingresos por la venta de energía generada en el futuro y cada semestre se actualizan los valores de retribución a la operación para aquellas tecnologías cuyos costes de explotación dependan esencialmente del coste del combustible. Así la actualización implicará el citado ajuste de 921 millones de euros en 2020, respecto del coste repercutido en 2019.