SHARE
La energía eólica cubrirá una cuarta parte de la demanda eléctrica europea en 2030, según EWEA

El Gobierno de Pedro Sánchez se ha marcado como objetivo que España instale 50.000 nuevos megavatios (MW) de origen renovable hasta el año 2030. Así lo anunció el pasado jueves el secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, en la inauguración del Congreso de la asociación de empresas de Renovables 2018. Todo ello con el objetivo de alcanzar un porcentaje del 35% renovable en el total del mix energético final, alrededor del doble del porcentaje actual. Pero para ello, en palabras del propio secretario de Estado, necesita de la complicidad del sector empresarial. En todo caso, el proyecto forma parte ya del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, que España va a remitir a Bruselas antes de finales de este año y que marcará la ruta a seguir durante la próxima década. Dicho plan incluye también el objetivo de llegar a entre cinco y cuatro millones vehículos eléctricos, también para la misma fecha y alrededor de 100.000 viviendas rehabilitadas energéticamente al año. José Domínguez está convencido de que el reto supone una oportunidad para España, en primera línea de un proyecto de cambio como lo es la transición energética, “una auténtica oportunidad de transición energética es una oportunidad de desarrollo empresarial, tecnológico y de generación de empleos”.

Mientras tanto, el sector reclama marcos regulatorios estables para abordar las inversiones. El presidente de APPA Renovables, que es la asociación organizadora del Congreso, José Miguel Villarig, solicitó una estrategia clara y definida, que no excluya ninguna tecnología, conlleve una fiscalidad razonable y consenso y eluda también la improvisación, de modo que se logren marcos regulatorios estables. Asimismo aseguró que nuestra gran dependencia energética nos ofrece “una oportunidad para aprovechar los recursos del país en renovables”.