Vence el plazo para llevar a cabo las auditorías energéticas en las...

Vence el plazo para llevar a cabo las auditorías energéticas en las empresas

73
SHARE
Auditorías energéticas y reducción de las emisiones de CO2 de Anese

Este martes 14 de febrero ha vencido el plazo estipulado por el Real Decreto 56/2016, aprobado hace un año, para que las grandes empresas realicen y registren las auditorías de eficiencia energética en sus instalaciones. La Asociación de Empresas de Servicios Energéticos considera que alrededor del 70 ó el 75% de las grandes empresas las han llevado a cabo, aunque también advierten de la importancia de “seguir invirtiendo en este procedimiento, ya que después de la primera hay que seguir haciéndolas cada cuatro años.

No obstante, las auditorías sólo son un primer paso para iniciar un proyecto de optimización energética que materialice el potencial de ahorro puesto de relieve. “Si además se aborda el proyecto bajo el modelo de servicios energéticos, entonces el ahorro estará garantizado”, subrayan desde la propia asociación.

El citado Real Decreto traspone parcialmente la Directiva Europea 2012/27/UE sobre eficiencia energética, que tiene como finalidad alcanzar los objetivos marcados en el ámbito energético en Europa para 2020 y que implica que la eficiencia energética mejore en un 20%, que bajen las emisiones de CO2 en un 20% y que aumente el uso de energías renovables en otro 20%.

Las auditorías energéticas deben ser realizadas en todas las empresas no consideradas pymes, es decir, grandes empresas con al menos 250 empleados o cuyo volumen de negocio exceda los 50 millones de euros y su balance general los 43 millones. Así como en los grupos de sociedades que contabilizando sus magnitudes agregadas cumplan estos requisitos. Deben encargarse de ellas auditores energéticos con titulación acreditada, ya se trate de un título universitario oficial (ingenieros o licenciados en titulaciones técnicas) o de un título de formación profesional, un certificado de profesionalidad o competencia profesional reconocida adquirida por experiencia laboral.

El incumplimiento de la obligación será sancionado según la infracción cometida; muy grave, si no se realiza; grave, si se hace incorrectamente; y leve, por no comunicarla. Las sanciones se cifran en un máximo de 60.000 euros para las infracciones muy graves, de 10.000 euros para las infracciones graves, y de 1.000 euros cuando se produzcan infracciones leves.

Según Rafael Herrero, presidente de Anese, “el 60% de las empresas desconocen la obligatoriedad de realizar la auditoría” y añade que “a esta realidad hay que añadir que la figura de auditor energético es ese gran ignorado para la mayoría de empresas, por un lado, porque se desconoce esa obligatoriedad, y por otro, porque las pocas entidades que han decidido ponerse al día en materia de eficiencia energética han cumplido con un mero trámite”. Por su parte, Elena González, directora de Anese, puntualiza que “aunque se termine el plazo dado por el Real Decreto, este no es el final, sino el inicio de poder recuperar esos porcentajes de eficiencia energética y ponernos al día”.