Se paralizan las ventas de Vehículos Eléctricos durante la pandemia
Rating: 5.0/5. From 1 vote.
Please wait...

El Estado de Alarma decretado para combatir la emergencia sanitaria y frenar la expansión del coronavirus ha llevado a que dejen de matricularse alrededor de 4.250 unidades de vehículos eléctricos desde que se puso en marcha. Esos son los datos estimados que manejan la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso de la Movilidad Eléctrica, Aedive, y la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios, Ganvam, que han facilitado detalles sobre las ventas y matriculados en este periodo. De esta manera, las ventas de eléctricos puros de todo tipo en abril retrocedieron un 72,1%, en total se matricularon 414 unidades, de los que sólo 86 fueron turismos, una quinta parte del total y un descenso del 86,3 %. El retroceso ha provocado que se matriculen en un mes los vehículos que antes se matriculaban en un solo día.

Con estas cifras, ambas asociaciones corrigen a la baja sus previsiones para el cierre de 2020. Lo previsto era concluir el ejercicio con unas 65.000 unidades de vehículos eléctricos de todo tipo vendidas –un 170 % más- para cumplir las fases planteadas en el Plan Nacional Integrado de Energía y Clima, sin embargo, el impacto del coronavirus recortará la cifra hasta el entorno de las 28.000 unidades en el peor de los casos, lo que supondría un 15 % más.

Más de 4.000 vehículos eléctricos matriculados de menos durante el confinamiento
Más de 4.000 vehículos eléctricos matriculados de menos durante el confinamiento

Desde Aedive y Ganvam estiman que “poder corregir el rumbo del mercado dependerá del ritmo de activación de los planes de incentivo a la demanda, que sirvan para insuflar confianza en el consumidor”. Y se felicitan por el anuncio de una nueva edición de ayudas a la movilidad eficiente, especialmente con mejoras como la eliminación de la exigencia del achatarramiento para acceder a las ayudas o la flexibilidad para gestionar las adquisiciones por renting, “será un balón de oxígeno para el mercado”, aseguran. También añaden que “hace falta un plan global de choque urgente para contener el desplome económico y evitar la destrucción de empleo. De lo contrario, las empresas no tendrán confianza para invertir en la renovación de flotas”. Consideran imprescindible la necesidad de activar cuanto antes el Plan Moves 2020, “que no se bloquee su tramitación al amparo de un plan de ayudas estructurales para el sector automoción a gran escala por la crisis económica derivada del COVID-19, que por otro lado es imprescindible, pero que ha de estar sujeto a otro plan dotado con un presupuesto acorde a las necesidades de las fábricas españolas, sus proveedores, los concesionarios y la postventa” e impulse los vehículos matriculados.

Del total de ventas efectuadas en abril, tres cuartas partes corresponden al sector de las dos ruedas que, aunque redujo sus matriculaciones más del 15 %, es el que sale mejor parado de esta crisis. La razón es el aprovisionamiento de flota para dar respuesta a los servicios de motosharing con la vista puesta en la desescalada.