Las matriculaciones de vehículos eléctricos puros arrancaron 2021 con un total de 1.028 unidades, lo que supone un desplome del 63,9 %, según los datos que manejan Aedive y Ganvam, que achacan a “los confinamientos perimetrales para frenar la expansión del virus y los efectos del mayor temporal de nieve de los últimos 50 años” el desplome que experimenta el mercado.  

 

En un análisis por tipo de vehículos, los turismos eléctricos puros incrementaron esa caída hasta el 69,3 % y un total de 497 unidades, tras seis meses al alza. En el ámbito de los vehículos de dos ruedas, en cambio, las motocicletas registraron un crecimiento de un 77 % durante el pasado mes, hasta alcanzar las 236 unidades; mientras que los ciclomotores, con un total de 175 unidades vendidas, se desplomaron más de un 80 % en enero. Por su parte, los modelos híbridos enchufables marcaron también tendencia a la baja. De esta forma, arrancaron el año con una caída del 2 %, hasta situarse en las 1.438 unidades, de los cuales 2 unidades correspondieron a autobuses, mientras que el resto fueron turismos.

Las dos asociaciones coinciden “en la necesidad de actuar con determinación para poder alcanzar los ambiciosos objetivos impuestos por la Administración y que aspiran a conseguir cinco millones de vehículos eléctricos en 2030 y 100.000 puntos de recarga en los próximos cuatro años”. Abogan por la reforma fiscal que incluya, entre otros aspectos, la exención del IVA a la compra de vehículos cero emisiones; un programa de incentivos ambicioso, eficiente, fácil de gestionar y continuado en el tiempo, que además de impulsar la compra permita el desarrollo de infraestructuras de recarga; un objetivo que pasa también por acabar con las trabas a la hora de aprobar licencias y permisos para instalación y operación de puntos de carga y eliminar las recientes tasas a las infraestructuras de recarga, enunciadas en los Presupuestos Generales del Estado.