schneider_eiffage

Schneider Electric y Eiffage Energía han empezado a colaborar con el objetivo de acelerar la penetración de la movilidad eléctrica en España, consolidando sus soluciones e infraestructuras de recarga. La colaboración busca consolidar las soluciones de vehículo eléctrico y acelerar la adopción de la infraestructura de recarga en España.

 

En el marco de la misma, cada una de las empresas aporta su experiencia en el sector, Eiffage Energía es uno de los referentes europeos en infraestructura eléctricas, energías renovables, instalaciones, obra civil y construcción. Por su parte, Schneider Electric cuenta con soluciones punteras dentro de su gama EVlink para la recarga del vehículo eléctrico, que destacan tanto en prestaciones como en diseño, escalabilidad y versatilidad, y ofrecen un valor añadido al cliente, con múltiples opciones de configuración para el control, mantenimiento y visualización de estado en remoto.

La gama EVlink, con más de 125.000 puntos de recarga en todo el mundo, incluye soluciones personalizadas para parkings públicos, semi públicos y privados. Schneider Electric ha desarrollado una oferta completa de cargadores inteligentes, como EVlink Smart Wallbox y EVlink Parking, que pueden integrarse a los diferentes softwares de control de edificios, y ofrecen seguridad, conectividad, acceso mediante RFID, captura de datos y análisis de la información. También incluyen servicios de consultoría para ayudar a los clientes a elaborar estrategias, planificar, diseñar, instalar y mantener sistemas inteligentes de carga para el vehículo eléctrico.

Para los responsables en el área de la firma, de cara a llegar a descarbonizar la economía “el vehículo eléctrico tiene un potencial enorme para ayudarnos a alcanzar este objetivo”. Así lo afirma su product manager de E-Mobility Solution, Alexandra Romero. De ahí la alianza firmada ahora con Eiffage Energía, una empresa especializada en infraestructuras eléctricas, instalaciones, mantenimiento, energías renovables, obra civil y construcción, con más de 170 años de experiencia, medio centenar de delegaciones y una plantilla que supera los 3.500 empleados. Eiffage está presente en los cinco continentes y cuenta con ocho filiales, cuatro de ellas en el continente americano.