Tendencias que van a marcar la movilidad eléctrica a nivel mundial en 2023
Tendencias que van a marcar la movilidad eléctrica a nivel mundial en 2023

En diciembre de 2019, la Unión Europea anunció su intención de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero del transporte por carretera en un 90 % para 2050, en comparación con 1990. A ello se unió a finales de octubre de 2022 el anuncio de la prohibición de venta de vehículos de combustión más allá de 2035. Con este horizonte, un reciente estudio de la multinacional de soluciones de recarga Juice Technology, presente en España desde el pasado año, acaba de analizar las tendencias que van a condicionar la industria de la movilidad eléctrica a nivel mundial durante este año y distingue seis factores principales. 

 

El estudio destaca el papel de China en su pugna por liderar la carrera internacional de la e-movilidad a nivel mundial. El vehículo eléctrico en el país podría ganar hasta un 20 % de cuota de mercado para 2027. También que en Estados Unidos, las cifras de ventas se han disparado y la previsión es que el país alcance una cuota de vehículos eléctricos de alrededor del 40 % en 2025. Mientras tanto Europa se deberá enfrentar al reto de mantener la competitividad de la industria frente a los dos anteriores, al tiempo que crece de forma exponencial su curva de aceleración de la adopción del vehículo eléctrico, con la infraestructura de recarga también aún como asignatura pendiente en países como España.

 

  • Se mantiene la aceleración de la movilidad eléctrica en Europa, pero con diferencias sustanciales entre países

La curva de aceleración crece de forma exponencial en el ámbito privado y también en el público, pero se mantienen las desigualdades por ejemplo en el desarrollo de la infraestructura de recarga. Mientras en países nórdicos como Países Bajos y Alemania ya ha habido grandes avances en la instalación, algunos del sur, como España, Italia o Grecia aún continúan a la cola en este ámbito y acarrean, por tanto, reticencias a la hora de adquirir un vehículo eléctrico por parte de los usuarios. La previsión es que se acelere el crecimiento de la red este 2023, auspiciado tanto por el crecimiento de la red pública como por el desarrollo de la red privada.

 

  • Mantener la competitividad de la industria frente a Estados Unidos y China

Europa acometerá nuevas iniciativas de gran alcance en los próximos meses para mantener la competitividad de la industria europea frente a la china y estadounidense. Y esto aplicará no solo al caso de los turismos, sino también, y cada vez más, al de los vehículos industriales, autobuses y camiones.

 

  • Estados Unidos, una región que avanza a paso rápido y agigantado

Hasta ahora, Estados Unidos estaba por detrás de Europa en cuanto a movilidad eléctrica, pero las ventas se han disparado en los últimos años. La legislación para bajar la inflación, los altos precios de la gasolina y la aparición de nuevos productos atractivos en todos los ámbitos, han dado un nuevo impulso hacia la adopción del vehículo eléctrico en Estados Unidos y se prevé alcanzar una cuota del 40 % en el año 2025. Igualmente ha avanzado la infraestructura de carga, aunque debe afrontar el mantenimiento de ese ritmo para una demanda cada vez mayor.

 

  • China, dispuesta a liderar la carrera internacional de la movilidad eléctrica

China se convertirá en uno de los mayores mercados y países exportadores de vehículos eléctricos y, por tanto, incentivará a su propia industria para que aumente la innovación y la producción de vehículos eléctricos y baterías. Podría ganar hasta un 20 % de cuota de mercado mundial en vehículos eléctricos para 2027, de tal forma que a los fabricantes clásicos europeos y americanos les costará cada vez más competir contra sus baterías, su electrónica o el uso de la inteligencia artificial y la conducción autónoma. China no sólo está por delante, sino que también es más rápida y podrá llevarse gran parte del mercado a medio y largo plazo.

 

  • Importancia creciente de las energías renovables

En medio de la escalada del precio de la energía, existe entre la opinión pública una cierta inseguridad en relación con el desarrollo de la movilidad eléctrica, pero ese factor no debería tener un largo recorrido. Más allá, la tendencia hacia formas de generar energía renovable continúa su ascenso imparable. La energía será cada vez más económica a medio y largo plazo, según cuántas más energías renovables se generen y cuanto más inteligentes sean las redes energéticas. Y esto, sin duda, contribuirá al desarrollo de la movilidad eléctrica en general y de la infraestructura de carga, tanto a nivel público como privado.

 

  • Sistemas inteligentes de gestión de carga

Como elemento activo de la suavización de los picos de carga en las redes eléctricas locales, los coches eléctricos desempeñarán un papel clave a la hora de aportar estabilidad en la red eléctrica. En los próximos años, este tema será de gran importancia para todos los agentes involucrados (fabricantes de vehículos, operadores de red y clientes).

El requisito previo que se necesita para ello es una distribución eficaz de la corriente disponible a través de sistemas de carga inteligentes. Por tanto, la gestión dinámica de la carga será un requisito indispensable en todas las estaciones de carga que se lancen al mercado. La distribución se puede llevar a cabo de manera uniforme o priorizada y controlada en el tiempo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí