SHARE
Las mujeres se ven impulsadas a montar su propia empresa para ser visibles en la construcción

Las mujeres en el sector de la construcción únicamente representa un 8,9% del total de profesionales. La brecha de género y los estereotipos aún se encuentra muy presente en el sector de la construcción impidiendo que muchas de ellas accedan a él. Aunque se trata de un sector en crecimiento y a la vez ofrece a las mujeres mejores condiciones y salarios que otros, en los que ellas suelen buscar empleo de forma más habitual; aún existen muchas barreras y estereotipos que romper en relación a la mujer y el sector de la construcción.

El año 2019 cierra con 107.639 mujeres trabajando en el sector -frente a los 1.176.271 hombres ocupados-, cerca de 8.000 menos que hace un año, según los datos de la Seguridad Social. En tasa interanual, la cifra de mujeres ocupadas experimenta un descenso del 6,9% frente al incremento del 1% de los hombres.

La plataforma habitissimo, ha realizado un estudio para conocer en profundidad el papel de la mujer en el sector de la construcción, encuestando a 1.000 profesionales del mismo. Los resultados demuestran que el 91,1% de los profesionales son hombres, frente a un 8,9% que son mujeres. La edad media de las profesionales se encuentra entre 35 y 45 años (un 19%). Y las mujeres menores de 30 años sólo suponen un 4% de las mujeres ocupadas. Cuando analizamos las causas que sostienen las fuertes barreras que impiden la incorporación de la mujer joven en este sector nos encontramos frente a una serie de ideas arraigadas, producto de determinar qué tipo de profesiones son propias de los hombres y cuáles de las mujeres.

En cuanto al régimen laboral por género, el 91% de los autónomos son hombres y solo un 9% son mujeres. En cambio, en las microempresas y pequeñas empresas la tendencia cambia. Podemos observar como el 47% están lideradas por hombres, mientras que un 53% están dirigidas por mujeres. Tras estos datos se puede afirmar que las mujeres se ven impulsadas a montar su propia empresa para tener cabida en el sector.

Si analizamos la tipología de actividad por género, podemos observar como el 34% de los hombres profesionales se dedica a realizar reformas integrales o parciales de viviendas y/o locales; y un 21% se dedica a los oficios tradicionales como fontanería, electricidad, carpintería… profesiones lideradas por autónomos hombres. En cambio, las mujeres desarrollan profesiones más técnicas (arquitectura, interiorismo, ingeniería…) desempeñando este tipo de oficios el 24% las mujeres profesionales encuestadas, y por profesiones relacionadas con el mantenimiento de la vivienda (jardinería, limpieza, manitas….), ejercida por un 13% de las mujeres y solo por un 8% de los hombres. En cuanto a las reformas, un 16% de las mujeres se dedica a la reforma de vivienda frente a un 34% de los hombres.