SHARE
La CNMC valora cómo debe ser el reparto de la energía en el autoconsumo colectivo

La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia ha hecho público su informe sobre la propuesta ministerial para la implementación de coeficientes de reparto dinámicos en autoconsumo colectivo. El proyecto permite repartir la energía neta generada entre los consumidores mediante unos coeficientes que pueden ser distintos para cada hora del año y la CNMC ha concluido su valoración sobre el mismo y considera que la propuesta es una solución sencilla a corto plazo hasta que el reparto de la energía se base en un sistema dinámico.

 

Ese reparto de la energía neta producida a través de sistemas de autoconsumo colectivo se basa en unos coeficientes, conocidos como βi (“las betas”), cuyo valor o proporción de la energía neta generada que corresponde a cada consumidor, se fija mediante un acuerdo suscrito entre los miembros del autoconsumo colectivo. Dichos coeficientes pueden estar basados en la potencia que tiene contratada cada participante, en la aportación económica realizada o en cualquier otro criterio previamente acordado. En todo caso deben cumplir dos condiciones: que su suma sea igual a uno y (hasta ahora) que sus valores sean fijos para todas las horas de un periodo de facturación.

La propuesta normativa que analiza la CNMC en su informe permite establecer coeficientes de reparto distintos para cada hora del año (hasta por un periodo de 20 años). Estos serán establecidos con antelación y no podrán modificarse con una periodicidad inferior a un año. Además, también define los formatos de texto plano para su comunicación al encargado de la lectura, y fija un plazo de dos meses para la adaptación de los sistemas.
La CNMC valora cómo debe ser el reparto de la energía en el autoconsumo colectivo

 

Competencia considera que la propuesta, aunque no incluye un reparto dinámico en sentido estricto, es una solución de compromiso a corto plazo que permite un rápido despliegue de los modelos de autoconsumo. Por ello propone también que en el plazo de un año se realicen los cambios normativos necesarios que permitan desarrollar las adaptaciones imprescindibles, para que estén disponibles los coeficientes dinámicos de reparto ex post (basados en lecturas reales). También recomienda flexibilizar la propuesta, permitiendo cambiar los coeficientes de reparto de energía neta producida entre los participantes en el autoconsumo con una periodicidad inferior al año (para facilitar el alta y baja de integrantes del colectivo), y concretar la operativa de cambio de coeficientes de reparto.

Y por último pone el énfasis también en la importancia de las medidas para la protección de los consumidores, de tal manera que se debe garantizar que sean informados de manera clara y transparente de los beneficios, de los costes y riesgos adicionales que implica participar en sistemas de autoconsumo colectivo.