SHARE
Los suministradores para la red eléctrica comprometen a cumplir con su papel de proveedores esenciales

Afbel, la asociación que agrupa a los fabricantes de bienes de equipo para la red de transporte y distribución, apoya las iniciativas dirigidas a mantener la producción de los bienes esenciales que se necesitan para afrontar la crisis evitando incidencias negativas sobre la continuidad del servicio eléctrico. Así lo ha manifestado en un comunicado en el que “apuesta por responder al esfuerzo de las compañías eléctricas para mantener la red eléctrica en perfecto estado de funcionamiento”.

Desde Afbel se asegura que “España tiene una infraestructura eléctrica bien desarrollada, lo que hace posible que la mayoría de las actividades vitales de la sociedad continúen funcionando normalmente en estos tiempos tan excepcionales; y se pone a disposición de los operadores eléctricos críticos para proveerles de productos y servicios que permitan mantener la continuidad del servicio eléctrico”. Los responsables de la asociación mencionan también que “una interrupción temporal o prolongada del suministro de electricidad afectaría prácticamente a todos los sectores de nuestra sociedad y economía, máxime en una situación de alerta en la que resulta indispensable mantener sin disrupción servicios esenciales como transporte, suministro de agua y alimentos, comunicaciones, seguridad y servicios sanitarios”.

Por todo ello, la asociación “aplaude” la decisión del Gobierno para asegurar el abastecimiento de suministros esenciales a los operadores críticos de la red eléctrica, que ha identificado a los fabricantes de equipos de transporte y distribución de electricidad como “proveedor esencial”. El Gobierno también catalogó del mismo modo a la cadena valor de los suministradores que les ofrecen equipos y materiales necesarios para el correcto desarrollo su actividad, así como al transporte de mercancías. Afbel también se pronuncia a favor de la interpretación del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo que permite continuar su actividad productiva para la importación y exportación de sus productos, en la medida en que se configuran como clave del abastecimiento o del cumplimiento de compromisos de contratos internacionales. El presidente de Afbel, Guillermo Amann concluye que “la pandemia es global y nuestro sector debe también atender las necesidades de bienes críticos y servicios esenciales a nuestros clientes tradicionales de otros países”.

Desde la asociación también se menciona que “todos los fabricantes del sector están extremando las precauciones para garantizar la aplicación de las medidas de distanciamiento dentro y fuera de sus instalaciones y están llevando a rajatabla las medidas relevantes de salud e higiene”. El sector pretende dar soporte con sus productos a todos los operadores del sistema de transporte y distribución (incluidas las pequeñas compañías distribuidoras locales), junto a los operadores de generación eléctrica renovable y convencional e instaladores y otros clientes que permiten dotar de energía eléctrica a grandes consumidores como hospitales, supermercados, aeropuertos o Ifema; tan imprescindibles y cruciales en un momento como este. Además, considera que el Consejo Europeo debería garantizar un enfoque más coordinado y coherente en todos los Estados miembros de la UE, para evitar desabastecimiento de equipamientos esenciales y limitaciones a la libre circulación de mercancías.