SHARE
Recibo de Luz o Factura de la luz de un cliente

La sequía que azota la Península Ibérica, junto con la falta de viento que ni el invierno ha sido capaz de revertir, son dos de los principales motivos por los que las grandes empresas eléctricas están augurando una subida de alrededor del 10% del recibo eléctrico.

A estos dos motivos, ya esgrimidos también por el ministro Álvaro Nadal en anteriores ocasiones para justificar las subidas de los últimos meses, se le suma la previsión de cierres de centrales nucleares en Francia en los próximos meses, desde primeros de 2018, por lo que se estima que el precio de la energía experimente una subida cercana al 10%, lo que puede acabar suponiendo unos 12 euros para el consumidor tipo medio (4,4 kW de potencia contratada y 292 kWh de consumo eléctrico).

Esta advertencia por parte de las grandes eléctricas viene días después de la acusación por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) en la que se ha iniciado expediente contra Endesa y Gas Natural por alteraciones de precio, por lo que el movimiento de las eléctricas bien parece unaf forma de defenderse frente a posibles acusaciones desde la propia CNMC o el mismo Ministerio.

A todo ello se le suma que el precio en origen de las materias primas están subiendo, la escalada del precio del petróleo en las últimas fechas está arrastrando al precio del gas y supondrá un aumento del precio de la energía eléctrica.

Alerta en el Ministerio

Esta tormenta perfecta de problemas ha provocado que el Ministerio esté en alerta por la posible subida y las consecuencias en el recibo eléctrico. A su vez, las eléctricas quieren defenderse por adelantado frente a cualquier acusación de elevación de precios, alertando de la situación. Teniendo en cuenta la previsible escasa aportación de energía por parte de Francia es más que probable que tengamos un inicio de año bastante movido en el mercado eléctrico, y también que el Ministerio estará vigilante sobre las actuaciones del mercado.