Conecta con nosotros

Energía

Las eléctricas plantean crear un gran fondo para pagar a las renovables

Publicado

el

Las eléctricas apuestan por un fondo para pagar las renovables

La constitución de un Fondo Nacional para la Acción sobre el Clima es la alternativa que estudian las compañías eléctricas y que ya han planteado al Gobierno para reformar el sector y conseguir a través de la fiscalidad que las energías contaminantes sean gravadas para financiar el desarrollo de las renovables. Las eléctricas consideran que el precio de la electricidad se ha encarecido hasta llegar a una situación difícil de sostener y que obliga a esa reforma en profundidad, si se quiere por un lado mantener la competitividad y por el otro alcanzar los objetivos medioambientales fijados por la Unión Europea. Desde 2006, la electricidad ha subido en España un 41%, especialmente por el aumento de la parte regulada y los impuestos, generando una presión social y un descontento que las propias compañías creen que se achaca en exclusiva a ellas. El impuesto a las energías no limpias abarcaría también a la gasolina o el gas y serviría para ayudar a financiar el coste que supone el paso de una economía basada en fuentes energéticas tradicionales a otra basada en fuentes de energía limpias. Las compañías eléctricas creen que sectores como los del gas o el petróleo no se han visto afectados por las políticas de cambio climático en la misma medida en que lo ha sufrido el eléctrico y en particular ellas mismas.

De este modo saldrían del recibo todos aquellos costes que no tienen que ver con el suministro eléctrico y que ya casi alcanzan la mitad del recibo, como el déficit de tarifa, las primas a las renovables y la cogeneración, el sobrecoste de las extrapeninsulares o las subvenciones al carbón, entre otros.

Desde el punto de vista medioambiental, el cambio de modelo también viene impuesto por los objetivos marcados por la Unión Europea, que obligan a reducir un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero en relación al año 1990, así como lograr un ahorro energético del 27% y que las renovables aporten ese mismo porcentaje al consumo total de energía. Para llegar a alcanzarlos, las compañías eléctricas consideran que es imprescindible hacer más competitivo el recibo eléctrico y evitar que siga lastrado, como ocurre ahora, por todos los costes ajenos al suministro.