SHARE
Nueva marca de distribución de Iberdrola i-DE

Iberdrola acaba de lanzar su nueva marca de su actividad de distribución eléctrica en España, que responde al nombre de i-DE, Redes Eléctricas Inteligentes, y con el que quiere “seguir liderando un nuevo modelo energético, más limpio, eficiente y sostenible”. Con 11 millones de puntos de conexión, gestiona 270.000 km de líneas eléctricas digitalizadas y opera en una decena de comunidades autónomas en España. La nueva marca tiene su foco en tres ejes: la mejora del servicio (calidad de suministro y mejora de la atención), el cuidado del entorno (protección de la fauna y la biodiversidad) y la transición energética, favoreciendo la integración de más renovables, así como la movilidad sostenible, las ciudades inteligentes y el consumo descentralizado, mediante el uso de redes inteligentes.

Para los responsables de Iberdrola, la transformación de las redes hacia una infraestructura inteligente, más fiable y segura sitúa a los consumidores en el centro de la actividad y les otorga una mayor capacidad de decisión y conectividad. Las redes son el sistema circulatorio del nuevo modelo energético y la plataforma necesaria para la transición hacia una economía descarbonizada, basada en energías renovables. Para su actividad en ellas, la compañía contempla la planificación, construcción, y mantenimiento de las líneas eléctricas, subestaciones, centros de transformación y otras infraestructuras, así como la operación de ese sistema para distribuir la energía de forma eficiente entre los diversos agentes que la producen y consumen.

La compañía ha anunciado que el pasado año registró la mejor calidad suministro de su historia, un 37% mejor que un año antes. i-DE tiene conectadas a sus redes en España más de 41.000 instalaciones de generación distribuida. El año pasado, el negocio de distribución de Iberdrola invirtió casi 500 millones de euros en el país y durante el período 2018-2022 prevé destinar casi 2.000 millones de euros a la mejora de la calidad de servicio, nuevas conexiones de suministro y de generación renovable y la digitalización de la red. Entre los proyectos más relevantes desarrollados está la finalización del despliegue de cerca de 11 millones de contadores inteligentes, a los que ha incorporado capacidades de telegestión. i-DE, además, tiene un efecto generador de empleo para la economía, con más de 10.000 empleos totales (directos y a través de sus proveedores).