Conecta con nosotros

Economía

La electricidad en España, la cuarta más cara de Europa

Publicado

el

La electricidad en España es la 4ª más cara de la UE

Sólo Dinamarca (30,4 euros), Alemania (29,7 euros) e Irlanda (25,4 euros) pagan la energía más cara que España (23,7 euros). El precio hace referencia al consumo por cada 100 kilovatios por hora. Estos datos se desprenden del informe publicado la semana pasada por la oficina comunitaria de estadística Eurostat, sobre el segundo semestre del pasado año. España también sobrepasa con claridad la media comunitaria, que quedó fijada para ese periodo en 20,8 euros por cada 100 kilovatios por hora y en la eurozona en 22,1 euros. En cuanto a la evolución, en nuestro caso, la electricidad doméstica aumentó de precio un 4,1% en comparación con el mismo periodo de 2013. En lo que se refiere a la Unión Europea al completo, el incremento fue de media un 2,9% y en la unión monetaria un 2,7%, en el mismo periodo. Los mayores aumentos en los precios de la electricidad doméstica se registraron en Francia (un 10,2% más), seguida de Luxemburgo (un 5,6% más), Irlanda (un 5,4%), Grecia (un 5,2%), Portugal (4,7%), el Reino Unido (4,6%) y después España, con el citado 4,1%.

Todo ello aunque la carga fiscal en España se sitúa en torno al 21%, bastante por debajo del 36% de la zona euro y el 32% de la Unión Europea y muy por debajo del 57% de Dinamarca o del 52% de Alemania. Sin impuestos, el precio en España sería el más alto de Europa. Según los responsables de Unesa también hay que valorar que el coste de las subvenciones supone una distorsión para la factura porque el pasado año fueron de 9.429 millones, aproximadamente un 24% de la factura eléctrica global. Fuentes del sector aseguraron, no obstante, que la tarifa regulada, no subió en 2014 y creen que la subida que considera Eurostat se debe a un cambio en los criterios de información que el Ministerio de Industria remite a Bruselas, que incluye ahora conceptos como el alquiler de contadores o las inspecciones periódicas.