SHARE
Endesa e Iberdrola ofrecerán descuentos en el recibo a cambio de cortes de luz selectivos

Endesa e Iberdrola están decididas a apostar por un sistema que permite dar flexibilidad a la demanda de sus clientes y reducir su consumo a cambio de descuentos en el recibo.

 

Se trata de permitir cortes de luz selectivos que hagan posible facilitar la integración de las energías renovables y evitar que una central se ponga en marcha si no hay energía suficiente. Lo ha adelantado el diario digital elEconomista.es, que recoge también declaraciones de la responsable de producto Demand Response de Endesa, Camila Fernandes, que afirma que la compañía dispone ya de 14.000 instalaciones de este tipo, comerciales e industriales en las que ofrece descuentos en el recibo por las interrupciones temporales del suministro energético.

El servicio pasa por contar con un Plan de Modulación del consumo del cliente, para que pueda estar preparado frente a un tipo de interrumpibilidad similar a la de los grandes clientes industriales y con el objetivo de que en esta clase de servicios pueda competir el consumo, además de la generación. La apertura de esta opción a los consumidores permite mejorar la gestión de la demanda, aunque existirían también dificultades derivadas de la propia competencia con la generación, los requisitos técnicos o la baja retribución. Iberdrola también está trabajando en la misma línea y apuesta por poner en el mercado productos que se sustenten en la monitorización y optimización de la curva de carga y la participación en los mercados de flexibilidad.

Esta propuesta es la que defienden las compañías eléctricas españolas frente a la directriz de balance eléctrico europea que pretende facilitar la participación de instalaciones de producción, demanda y sistemas de almacenamiento. En concreto, en España ya hay proyectos en práctica en esta modalidad, como es el caso de la cadena de supermercados Ahorramás que recibe una remuneración económica por ofrecer flexibilidad en su demanda, con la Asociación de Consumidores de Electricidad como intermediaria en la venta de servicios de ajuste al sistema eléctrico. Endesa coloca como posibles clientes en este caso a aquellos clientes que con un espacio de tiempo máximo de media hora de antelación pueden ver reducida la potencia que consumen durante al menos una hora. El proyecto contaría con una rentabilidad próxima al 25 % en cinco años y la inversión sería amortizada en los tres primeros años. De los ingresos obtenidos, dos tercios proceden de la participación en el mercado de la energía y el restante gracias a los ahorros generados en el consumo. que se empezaría a generar a partir del cuarto. Un 65% de los ingresos procederían de la participación en el mercado de la energía y otro 35% de los ahorros en el consumo.