SHARE
El Gobierno Vasco reducirá un 25% el consumo de energía

El Decreto de Sostenibilidad Energética del Gobierno Vasco va a suponer una transformación total en la forma y el modo en que el sector público de la Comunidad Autónoma de Euskadi consume energía. Pretende reducir drásticamente su consumo, para lo cual liderará una reconversión energética en todos los edificios, instalaciones y flotas dependientes de sus diferentes Áreas y Departamentos. Inspirada en exigencias europeas, la norma va más allá de toda iniciativa desarrollada hasta la fecha en Euskadi y concreta en un marco general, pionero y medible, objetivos de reducción del consumo de energía de hasta el 25% para el año 2025, ahorro que desde un punto económico rondará los 200 millones de euros hasta 2025.

El objetivo es desvincular progresivamente el uso energético del petróleo mediante la implantación generalizada de medidas de ahorro y eficiencia energética, así como fuentes de energías renovables. La aplicación del Decreto se realizará de forma transversal para integrar los requisitos de eficiencia energética y el uso de energías renovables en todas las políticas públicas, sea cual sea el ámbito.

Las inversiones necesarias para la aplicación de esta nueva normativa serán de 90 millones de euros, y el ahorro de energía alcanzable gracias a las medidas de ahorro será de 200 millones de euros para el sector público.

Euskadi depende en más de un 90% de recursos energéticos mayoritariamente fósiles. Esto tiene implicaciones en la balanza de pagos y en los recursos financieros que se destinan a abonar estas facturas energéticas, partidas que no pueden ser destinadas a otras actividades económicas y a la generación de empleo. Gracias a las políticas energéticas desarrolladas en Euskadi en los últimos 30 años, el sistema energético vasco está muy diversificado, tanto en el tipo de energías que utiliza como en lo que a vías de entrada y países de origen se refiere. Una red mallada y con numerosas interconexiones que garantizan un suministro energético de calidad y competitivo.

El Decreto establece un marco general de obligado cumplimiento que será la referencia sobre la que se base la implantación de medidas de eficiencia, ahorro y energías renovables. Los principales ejes están orientados al ahorro y la eficiencia energética; el uso de energía procedente de fuentes renovables; los edificios de la Administración y VPO; el control de consumos; la renovación de instalaciones, equipos y flotas de vehículos; y los planes de movilidad.