Conecta con nosotros

Energía

El Gobierno aprueba la Estrategia de Seguridad Energética Nacional

Publicado

el

El Gobierno ha aprobado la Estrategia de Seguridad Energética Nacional

El Consejo de Seguridad Nacional aprobó el pasado lunes la Estrategia de Seguridad Energética Nacional, que se suma a las ya existentes en materia de seguridad marítima y de ciberseguridad. La seguridad energética nacional se concibe como la acción del Estado orientada a garantizar el suministro de energía de manera sostenible económica y medioambientalmente, a través del abastecimiento exterior y la generación de fuentes autóctonas, en el marco de los compromisos internacionales asumidos. Sus cuatro vectores son: suministro, abastecimiento, sostenibilidad económica y sostenibilidad medioambiental.

En el actual escenario geoenergético global, de alta complejidad, por estar en continua transformación y por una relación de interdependencia muy dinámica, España cuenta con interesantes oportunidades por su privilegiada geografía, con acceso directo al Atlántico y al Mediterráneo, y una posición preferente para configurarnos como hub energético para la Unión Europea.

​Nuestro perfil energético se define principalmente por dos variables. Por una parte somos un país consumidor dependiente de los recursos del exterior. Por otra contamos con un suministro sumamente diversificado, no solo respecto de las fuentes de energía, lo que nos hace disponer de un llamado mix energético muy completo, sino también en cuanto al origen de los recursos que importamos.

La Estrategia contempla de forma novedosa el fomento de la cultura de seguridad energética como elemento para hacer frente a los retos que debemos afrontar en este ámbito. Una sociedad bien informada es una sociedad mejor posicionada para participar en las decisiones que afectan a nuestra seguridad energética. Es esencial la concienciación, tanto en el ámbito individual como colectivo, sobre las posibilidades de aprovechamiento de nuestros recursos, el uso responsable, racional y eficiente de las fuentes de energía o el impacto medioambiental del consumo energético.

En consonancia con los desafíos que se encaran en el ámbito energético, la Estrategia contempla nueve objetivos a alcanzar, que desarrollan el objetivo final marcado por la Estrategia de Seguridad Nacional: la diversificación de las fuentes de energía, la garantía de la seguridad del transporte y abastecimiento y el impulso de la sostenibilidad energética. A este fin, la Estrategia prevé para cada objetivo líneas de acción, de cuyo grado de cumplimiento se dará debida cuenta en el Informe Anual de Seguridad Nacional, que cada año es presentado en las Cortes tras su aprobación por el Consejo de Seguridad Nacional.