SHARE
RS Components presenta un sensor de temperatura de infrarrojos para espacios reducidos

RS Components acaba de incorporar un modelo de sensor de temperatura de infrarrojos de RS Pro, un sensor de salida de voltaje sin contacto y de bajo coste que ha sido diseñado para el mantenimiento de fábricas, reparaciones y operaciones (MRO) en entornos de fabricación inteligentes. La unidad es compacta e incluye una pantalla integrada y parámetros configurables

Los ingenieros de mantenimiento requieren un modelo de sensor de temperatura pequeño y asequible, que quepa en espacios ajustados y muestre la temperatura medida in situ para no tener que volver a la sala de control a comprobarla. El nuevo modelo de RS Pro está diseñado para cumplir con estos requisitos, sólo 30 milímetros de profundidad por 31 milímetros de diámetro y cuenta con una entrada lateral para cable que facilita el montaje en espacios pequeños. Además, el sensor muestra la temperatura en una pantalla OLED integrada con retroiluminación, sin necesidad de contacto con la superficie a medir. Esto lo hace idóneo para situaciones en las que no se pueden usar sondas de contacto porque el objetivo está en movimiento o es inaccesible; por ejemplo, encajaría entre una rueda y la llanta o el eje de un freno de disco.

El nuevo sensor puede medir temperaturas superficiales desde 0 hasta 1000ºC con una precisión del ±1,5% de la lectura o ±1,5ºC, lo que sea mayor, y una repetibilidad del ±0,5% de la lectura o ±0,5°C. Su tiempo de respuesta es de tan solo 250 ms, permitiendo una monitorización continua mediante instrumentación de procesos industriales a través de la salida de voltaje DC. Proporciona salidas de tensión y de alarma simultáneas y la primera se puede configurar con escalas de rangos de temperatura ajustables usando los controles integrados en el sensor. La salida de alarma es de tipo colector abierto y permite definir tanto el umbral de temperatura como la histéresis.

Está configurado para medir superficies no reflectantes como papel, plásticos, goma, madera, asfalto, comida, fármacos, materiales orgánicos y metal pintado. Para medir la temperatura de superficies reflectantes sólidas o líquidas, el usuario puede ajustar los parámetros de emisividad entre 0.20 y 1.00. Y cuenta de serie con un cable de un metro de largo que se puede extender usando bloques de terminales o conectores. De manera opcional, está disponible un collar para purgar aire que ayuda a mantener la lente limpia del humo, gases, polvo, vapor u otros potenciales contaminantes. Dispone de certificación IP65 y ha sido probado de manera rigurosa para cumplir con los exigentes estándares de la industria.