SHARE
Fermax presenta Wi-Box, para gestionar los antiguos videoporteros desde el móvil

Fermax de un paso adelante en la evolución de la conectividad gracias a Wi-Box, un dispositivo que permite “dar una nueva vida” a los millones de porteros y videoporteros con tecnología VDS que se encuentran instalados desde hace tiempo en una amplia mayoría de domicilios y edificios. Wi-Box permite a cualquier antiguo equipo VDS conectarse a la WiFi doméstica y trasladar sus funciones a un teléfono móvil. Seguridad, comodidad y movilidad para el usuario. Y para los profesionales, una nueva oportunidad de negocio.

Según cálculos de la propia empresa, actualmente hay en el mundo más de tres millones y medio de equipos VDS instalados. Es una tecnología fiable, exitosa y estable que, por esas características y durante mucho tiempo, ha sido la favorita de las empresas instaladoras. Hoy, estas instalaciones siguen ofreciendo al cliente final un excelente rendimiento. Pero la sociedad ha cambiado, las familias se han transformado y los individuos nos movemos de otro modo. Por eso Fermax propone que estos antiguos equipos tengan una nueva vida totalmente digitalizada gracias a Wi-Box.

Fermax presenta Wi-Box, para gestionar los antiguos videoporteros desde el móvil

Wi-Box es un dispositivo de pequeñas dimensiones (80 x 80 x 20 mm) que se añade a la instalación existente y que permite que el equipo VDS se conecte a la red WiFi doméstica a través del router de la vivienda. De este modo el videoportero o el portero de la vivienda se puede comunicar con el móvil del residente. Y esa persona podrá, a partir de ese momento, interactuar con su portero o videoportero en modo remoto con las mismas funciones que si estuviera delante de su equipo en casa: recibir llamadas, conversar, abrir la puerta, llamar al conserje, activar la cámara de la placa, capturar fotos o activar cualquiera de las funciones establecidas en su equipo. También podrá abrir su propia puerta sin llaves, utilizando el móvil.

Para las familias que ya cuentan con un equipo VDS, la ventaja consiste en conseguir ese plus de comodidad, seguridad y movilidad propio de la ciudadanía digitalizada. Para las empresas instaladoras, la novedad significa la apertura de un nuevo negocio: Wi-Box implica poder regresar a los hogares de los clientes, y ofrecer nuevas soluciones a los propietarios. El nuevo producto funciona con los modelos de portero y videoportero VDS que Fermax ha puesto en el mercado a lo largo de los últimos años.